miércoles , junio 20 2018
Inicio / Editorial / ¡Ya está bueno de que se sigan robando la UPC!

¡Ya está bueno de que se sigan robando la UPC!

Jugar con la educación debe ser estipulado como un delito gravísimo en esta sociedad, y es lo que ha venido pasando con el ‘alma mater’ del departamento como lo es la Universidad Popular del Cesar. Se ha caído en una especie de pasividad ante el trágico y desgarrador crimen que se ha venido cometiendo por muchos años en esta universidad.
Y al hablar de crimen, no hago referencia contra los recursos, puesto que para nadie es un secreto que a la UPC la han venido acabando poco a poco, no contra las edificaciones ni muchos menos, sino contra esta sociedad y mucho más con el daño que le vienen haciendo a los jóvenes que hoy cursan sus carreras allí, que vendría siendo de medio pelo comparada con otras de Valledupar, y ni qué hablar cuando la comparamos con universidades de ciudades como Barranquilla, Bogotá y Medellín.
La Universidad Popular del Cesar tuvo destellos de buenos profesionales en la época en que daba clases el Doctor Aníbal Martínez Zuleta, cuya Facultad de Derecho se destacaba por su excelencia, de la UPC han salido chispazos de buenas investigaciones, pero todo esto se ha venido perdiendo gracias a la politiquería, a los rectores que han buscado mantenerse en el poder, gracias a los que buscan beneficiar a algún profesor o amigos, se ha perdido la visión de la universidad que debe ser la calidad educativa. Todo esto sin olvidar que cuando llega el rector de turno, que se cree un reyezuelo que comienza a crear artimañas, no para mejorar la calidad educativa, sino para quedarse en el poder y beneficiar a sus ‘amiguchos’.
Es grave lo que está ocurriendo en la Universidad Popular del Cesar porque estamos golpeando a nuestra sociedad, esta sociedad necesita de gente que le duela la universidad, esta sociedad necesita que nos pongamos los pantalones y salgamos a defenderla porque se está jugando con el desarrollo de la ciudad, se está jugando con el futuro de nuestros hijos y jóvenes, es importante que se le dé un ‘tatequieto’ a esta situación y que esa apatía moral y social que tenemos desaparezca, porque sentimos que es más fácil llevar nuestros hijos a Bogotá o Barranquilla y que los estudiantes que de alguna manera tienen una visión de futuro en lo último que pensarían es estudiar en la UPC, muy a pesar de que hoy tenemos un alcalde graduado de la UPC y muchos funcionarios de la administración que se destacan en sus puestos, no solamente en la región sino a nivel Nacional y que han salido de la UPC.
Pero hoy la calidad educativa de la UPC la tiene tirada por el suelo, la universidad no es competitiva, la única competencia que se da al interior de la universidad es cómo se negocian los estatutos y adicionalmente para mantener amigos y pidiendo conceptos al Consejo de Estado a ver si se reelige al nuevo rector, que al parecer ha salido más descabellado que todos, entonces es bueno que las autoridades, los entes de control, congresistas, sobre todo aquellos que se hacen llamar jóvenes y los nuevos como es el caso del doctor Eliecer Salazar, le pongan una lupa clara y continua a esta universidad, que si en Valledupar está grave, no me quiero imaginar en las subsedes como Aguachica en donde existen denuncias. ¡Ya está bueno que sigan jugando con la educación de nuestros jóvenes, ya está bueno que sigan jugando con el futuro de nuestra región!

Recomendada

¿En manos de quién cayó la UPC?

La semana pasada estuvimos hablando de la Universidad Popular del Cesar, una universidad que hay …

Deja un comentario