publicidad

publicidad

A punto de hundirse están los Juegos Bolivarianos 2022

‘Tambaleando’ están los Juegos Bolivarianos 2022 que se supone se realizarán en Valledupar del 24 de junio al 05 de julio del próximo año. Según expresó el alcalde Mello Castro, el municipio estaría dispuesto a renunciar a este evento deportivo si no se acelera la realización de las obras que se requieren. ¿Cuál es el verdadero trasfondo?

Al piso se estaría yendo la incansable batalla que dio el representante a la Cámara por el Cesar, Alfredo ‘Ape’ Cuello en el año 2019 por lograr que los Juegos Bolivarianos 2022 se realizaran en Valledupar, lucha que dio junto al exalcalde Augusto Ramírez y el exgerente de Indupal, Elmer Jiménez. Hoy la falta de plata, de gestión, pero sobre todo de voluntad, tienen a este certamen pendiendo de un hilo y con altas posibilidades de ser cancelados.

Situación que termina siendo lamentable si se recuerda que el alcalde llegó en paracaídas a esta gestión que tiene nombres propios, puesto que ya contaba con los proyectos armados, su parte era la de avanzar en la destinación de los recursos. Sin embargo, la paquidermia del mandatario y por supuesto del director de los juegos, Afranío Restrepo es un secreto a voces, hoy los escenarios brillan por su ausencia y para este certamen restan escasos 11 meses; tiempo que no sería suficiente para culminar las obras, así lo demuestran los antecedentes de la ciudad y el departamento, donde los proyectos de obra se caracterizan por ser prorrogados en tiempo y dinero.

Por supuesto ante esta posibilidad, el mandatario municipal intenta salvar su responsabilidad desviando lo que evidentemente le ha faltado, planeación y gestión, por lo que picó adelante y su primera salida fue decir que estas justas podrían cancelarse. “Tenemos un año para terminar los escenarios y no podemos hacer unos juegos mediocres. Por ello encendemos las alarmas para que el Gobierno Nacional gire los recursos. Quiero salvaguardar nuestra responsabilidad”, dijo el mandatario Mello Castro.

Frente a esto, el congresista ‘Ape’ Cuello, quien lideró por lograr este escenario para la capital cesarense habló sin pelos en la lengua, y en un reciente debate que se realizó en la asamblea del Cesar, dijo que el actual estado del certamen deportivo obedece a la falta de planeación de los entes territoriales, que dejaría como consecuencia el aplazamiento de este evento.

Alfredo ‘Ape’ Cuello

“Hoy los juegos presentan unos atrasos que los ponen en riesgo y esto no es culpa del gobierno Nacional, los recursos siempre han estado en disposición, los entes territoriales se demoraron en llevar los proyectos en fase 3 al Ministerio de Deportes y este tipo de proyectos requieren de una rigurosa revisión para ser aprobados”, dijo el Representante Cuello Baute.

Quien además detalló el estado de algunos de los proyectos que ya se supone iniciaron desde el año pasado, y pese a que el tiempo ha transcurrido, hoy no presentan el avance esperado, por lo que, si se llegara a culminar, sería en tiempo record. “Duramos casi seis meses evaluando el proyecto del Coliseo de Gimnasia de la UPC Sabanas, obra que fue adjudicada en el mes de mayo del año pasado y vamos a 22 de julio y no hay acta de inicio, por lo que aun los proyectos que van en la universidad como el coliseo y el complejo acuático que presentan atrasos, tendrían que trabajar en tiempo record para cumplir la entrega el 01 de mayo del próximo año”, dijo Ape Cuello.

Quien agregó, “los otros escenarios después de realizado el convenio van a perder 60 días en un proceso licitatorio y luego van a perder 60 días en un proceso de inicio de construcción; estamos hablando que, en el mejor escenario, lo que falta iniciarían obras en diciembre o en enero, y no podemos engañarnos y tener esos coliseos en cuatro meses. Me parece irresponsable decir que todo va bien, porque estamos colgados de manera astronómica en los tiempos”, aseveró Cuello.

¿Falta plata?

Según se conoció, una de las razones que sostiene el alcalde Mello Castro es que el gobierno Nacional no ha hecho el giro de los recursos cercanos a los 17 mil millones de pesos para la realización de obras como la pista BMX y el coliseo de fútbol sala y balón mano; sin embargo, de otro lado aparece la parte que le corresponde al municipio y es que primero no han presentado los proyectos, ni mucho menos girado la parte que le corresponde.

Aunque son varios los escenarios deportivos que faltan para la realización de estas justas, hay un detalle que nadie ha dicho y que no darse no habría justas de ninguna manera, aunque cuando el director de los juegos ha manifestado tener plan b para el alojamiento de los cerca de 4 mil deportistas que llegarían a la ciudad, y es que sin Villa Bolivariana no habría certamen deportivo.

Elmer Jiménez

Así lo dio a conocer el exgerente de Indupal, Elmer Jiménez, “la ruta crítica de los juegos es la Villa Bolivariana, sin esto no hay juegos, hoy pueden tener los escenarios y todo, pero la Organización Deportiva Bolivariana (Odebo), en eso fue contundente y sobre eso hay un documento, pero no lo sacan a la luz, esto es lo más complejo, sin que lo demás esté resuelto, porque Valledupar no tiene la capacidad hotelera para asumir este evento”, dijo el exfuncionario.

Por último, concluyó diciendo que, aunque es lamentable y dejará consecuencias, estas justas apuntan a que no se realizarán el próximo año en la ciudad. “Desde el punto de vista jurídico con lo que tiene que ver con el lote de Idema y la aprobación de proyectos fase 3 para los escenarios que faltan por construir y frente a los que tienen recursos aprobados y adjudicados, pero sin interventor, tengo que decir que Valledupar no va a llegar a hacer estos juegos y se debe más bien pensar cómo ceder o cancelar a la ciudad como sede de Juegos Bolivarianos. No podemos decirnos mentiras, el tiempo va corriendo y es completamente opuesto a la celeridad con la que se está trabajando administrativamente”, manifestó Elmer Jiménez.

Afranio no ha hecho nada

Otro de los aspectos que han influido en este escenario fueron los celos políticos que surgieron alrededor de este evento que sufrió un cambio de gobierno, mientras uno lo concibió y parió, el que debía encaminarlo se durmió. El inicio de este posible fracaso inició con el cambio de director por parte del alcalde Mello Castro, quien desterró por completo a Elmer Jiménez por ser cuota de Ramírez Uhía, y en su remplazo a Afranio Restrepo Villaroel, quien desde que llegó a ocupar este cargo se ha encargado de demostrar que la organización le ha quedado grande, pese a que esto es algo que todos saben, él afirma que los tiempos no han sido suficientes, que para lograrlo requería cuatro y Valledupar recibió la sede dos años más tarde que lo que se acostumbra en los Juegos Bolivarianos.

publicidad

publicidad