publicidad

publicidad

Alerta en el Cesar por el aumento de suicidios, ¿y las autoridades en Salud?

La crisis económica, social e incluso emocional, que ha traído consigo la pandemia del Covid-19 ha aumentado el número de personas que han tomado la fatídica decisión de acabar con sus vidas en el departamento del Cesar. Las cifras son la prueba de que algo no anda bien con la salud mental de los cesarenses, y mientras las noticias de personas que se están auto-eliminando se hacen cada día más habituales, las autoridades en salud no han visto el tema con la seriedad que se requiere, ya que no han puesto en marcha una campaña seria que permita contrarrestar esta desgracia que está destruyendo las familias.

No es fácil afrontar la muerte de un familiar o una persona cercana, cuando un ser querido parte de este mundo el dolor es inmenso y llegar a la resignación toma mucho tiempo. Sin embargo, si la muerte se da por suicidio el dolor se triplica pues la sensación de culpa por no haber hecho algo para impedir que esa persona querida se quitara la vida hacen más difícil afrontar la situación.

Este es el flagelo que viene con un aumento alarmante en el departamento del Cesar, puesto que en lo que va del año, y al cierre de esta edición, 50 personas se habían quitado la vida, cifra que causa estupor, más si se compara con el 2019, la cual cerró con 60 suicidios, sin dejar de lado que todavía faltan 3 meses para que finalice este tortuoso 2020.

De esos 50 suicidios, 20 de ellos se han presentado en Valledupar, lo que convierte a la capital vallenata en el punto central de esta problemática que ataca a toda clase de personas, más aún cuando vemos que el año pasado 18 casos se presentaron en esta ciudad, es decir ya se superó el registro, con la particularidad que todavía queda por delante un trimestre.

Es evidente que la crisis económica que hay en el departamento, y en especial en su capital, por cuenta del Covid-19 le están pasando una cuenta de cobro bastante alta a los ciudadanos. Otro dato bastante revelador es que quienes han tomado la decisión de suicidarse son personas que tienen trabajo, e incluso dueños de establecimientos comerciales. El suicidio no tiene distinción de raza, sexo o estrato socioeconómico.

Carlos Julio Fernández Suárez – Luis Valentín Oliveros Castro

Prueba de ello son los recientes casos que se presentaron hace un par de días atrás en Valledupar, Carlos Julio Fernández Suárez, quien era electricista y con apenas 32 años, decidió terminar con su vida. Otro caso que estremeció a los vallenatos fue el de Luis Valentín Oliveros Castro, era abogado y comerciante, aparentemente tenía la capacidad para solucionar cualquier tipo de problema económico, pero tomó esa terrible decisión.

Y mientras esto ocurre, ¿qué están haciendo las secretarias de Salud departamental y municipal?

“Es preocupante la situación que hoy estamos viviendo con el tema de los suicidios, es alarmante la cifra con la que hoy contamos, estamos superando las cifras reportadas de la vigencia anterior, en Valledupar ya estamos alcanzando las cifras del año pasado, y es preocupante porque no existen políticas públicas encaminadas en disminuir estas cifras de suicidio, sobre todo por la calidad de personas que hoy están quitándose la vida, profesionales, jóvenes que apenas están saliendo a profesionalizarse, madres cabeza de familia, padres desesperados por la situación que estamos viviendo con la pandemia”, indicó al respecto el diputado José Mario Rodríguez.

Quien además pidió a las autoridades que tomen carta en el asunto. “El llamado es para que el gobierno departamental y los municipales puedan trabajar de la mano y así hacer campañas de prevención del suicidio en el departamento. No hemos visto, o por lo menos no han surtido efecto las campañas por la alcaldía de Valledupar, porque aquí es preocupante, todos los días estamos recibiendo la lamentable noticia de un suicidio y ya estamos en la órbita que conocemos a las personas que están quitándose la vida y lo que más preocupa es que son personas que nunca pensaríamos que llegarían a tomar esa decisión”, indicó.

Posición similar tiene la concejala de Valledupar Marian Muvdi, quien advirtió que no se está mirando esta problemática como se debe. “Con respecto a la lamentable ola de suicidios qué se ha visto por los últimos días en nuestro municipio, debemos tener en cuenta que en la actualidad existen otras enfermedades distintas a la Covid-19, qué no se deben dejar de lado y deben incluirse en los planes de intervención colectiva qué debe desarrollar la administración municipal, por otra parte desde el núcleo familiar debemos estar al pendiente de los signos de cambios en la personalidad y el ánimo de nuestros familiares, para poder brindar acompañamiento afectivo y ser la primera línea de atención de este tipo de situaciones de salud”, indicó.

¿Qué hacen las autoridades?

Al respecto, la Secretaría de Salud departamental indicó que, en coordinación con la Dimensión Convivencia y Salud Mental, habilitaron la línea telefónica 125, durante las 24 horas del día, para brindar asesoría y acompañamiento a personas que requieran atención psicosocial y prevención de eventos de salud mental.

Hernán Baquero

“El propósito es ayudar a las personas que enfrentan situaciones de desestabilidad emocional y puedan recibir a tiempo una atención profesional. Estamos viviendo un momento, en el cual muchas veces nos sentimos tristes, perdidos, ansiosos o desesperados, desde esta sectorial queremos escuchar, orientar y ayudar a quienes necesiten salir de cualquier situación difícil”, dijo al respecto el secretario de Salud departamental, Hernán Baquero.

Lo cierto es que ha faltado difisión del mensaje para que los cesarenses en un momento determinado sepan a dónde acudir o dónde llamar. Por el lado de la secretaría de Salud de Valledupar, Lina de Armas, no se obtuvo respuesta.

publicidad

publicidad