publicidad

publicidad

AMOR Y AMISTAD EN TIEMPO DE COVID-19

Por: ALCIRA CORZO DE DÍAZ

La tradicional celebración de Amor y Amistad se verá afectada debido al coronavirus que aun no permiten las reuniones masivas, ni eventos, sin duda la relación que más se extraña es la amistad, las invitaciones a la pareja, amigos, compañeros de trabajo, y se demostraba su amor y cariño a través de regalos.

El coronavirus nos separó las manos, nos prohibió los besos, nos cambió el amor, cambió todos los horarios, los trabajos, las comidas, los planes, los sentimientos, nos cambió las palabras por mensajes de texto, nos urge el contacto físico y la cercanía.

El Amor y la Amistad en estos tiempos tan difíciles vemos que ha venido acompañado de muchas emociones que habíamos olvidado: la gratitud, la bondad, la compasión, donde ya no se limita únicamente a nuestros seres queridos y amigos, ahora nuestro amor se extiende a toda la humanidad. ¡Nos volvimos más solidarios! Logramos comprender el concepto universal del Amor y la Amistad, ahora vemos al vendedor ambulante con otros ojos, valoramos la labor de un recolector de basura, de un médico, de un bombero; vemos que todo esto, de amor al prójimo, es un mandato esencial.

Se ha visto la importancia y el gran impacto que ha tenido la tecnología en nuestras vidas, nos permite mantener comunicación  constante con nuestros  seres queridos y  amigos; nos ha vuelto a unir nuestro Amor y Amistad, aunque sea a través de estos medios; hemos aprendido recibir video llamadas, a enviar y recibir por WhatsApp a enviar y recibir correos electrónicos, pero no reemplaza la necesidad de compartir un momento a un verdadero amigo con un abrazo, unos besos eso es lo que extrañamos los verdaderos amigos  y amistadas. Tenemos la esperanza de que esto pase pronto, que las costumbres de amarnos como antes, regrese con la bendición de Dios.

El SOLDADO AMIGO (tomada del libro La culpa es de la vaca)

Breve historia donde nos hacen reflexionar sobre cómo la verdadera Amistad tiene un valor inmenso, y es un verdadero tesoro, sólido, profundo y desinteresado.

Un soldado le dijo a su teniente: Mi amigo no ha regresado del campo de batalla, señor. Solicito permiso para ir a buscarlo.

Permiso denegado—replicó el oficial. No quiero que arriesgue su vida por un hombre que probablemente ha muerto

El soldado, sin hacer caso, salió. Una hora más tarde regresó, mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo. El oficial estaba furioso.

¡Le dije que había muerto! Dígame: ¿merecía la pena ir allá para traer un cadáver? Y el soldado, casi moribundo, respondió: ¡Claro que sí, Señor! Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme: “¡Estaba seguro de que vendrías!”

“UN AMIGO ES AQUEL QUE LLEGA CUANDO TODO EL MUNDO SE HA IDO”

 

publicidad

publicidad