publicidad

publicidad

Así se vivió el día que cayeron las Torres Gemelas

Así fue como se vivió el 11 de septiembre de 2001, hace exactamente 20 años: 17:45 – El presidente Bush aterriza en la base aérea de Barksdale, en Louisiana. Su jefe de gabinete, Andy Card, aseguraba después que habían confirmado que esta base sería un lugar seguro para el mandatario. «Ningún terrorista al azar habría mapeado que Barksdale iba a ser el lugar al que iba el presidente».

Desde esta base aérea, ubicada a unos 2.000 kilómetros en línea recta de Manhattan. «Fue caótico. Había mala iluminación, un mal escenario, pero era importante que [el presidente Bush] dijera algo a la nación», explicaba el entonces portavoz de la Casa Blanca, Gordon Johndroe, tal y como se recoge en un especial sobre la evacuación de Bush publicado en ‘Politico’. Desde allí, Bush se dirige a la población estadounidense y al resto del mundo.

17:02 – El alcalde de Nueva York, Rudolph W. Giuliani, ordena el cierre de Manhattan, para permitir el acceso de los vehículos de emergencias. Además, el alcalde aplaza las elecciones de la ciudad, previstas para este día; se paralizó tanto la Bolsa de Valores de Nueva York como el Nasdaq, que no abrieron aquella mañana. También se ordena la completa evacuación del edificio que alberga la sede de Naciones Unidas.

Le puede interesar  Supercoco llega con fuerza al mercado de Estados Unidos

La jornada ha sido dura: 19 terroristas han secuestrado cuatro aviones. Tres de ellos alcanzaron sus objetivos: las Torres Gemelas, en Manhattan, y el Pentágono; el cuarto se estrelló contra un campo vacío en Shanksville, Pensilvania, gracias a la acción de los propios pasajeros, que trataron de amotinarse y recuperar el control de la aernoave, tomada por los secuestradores. El balance de muertos es altísimo: casi 3.000 personas pierden la vida durante el 11-S.

16:28 – El caos continúa en Manhattan y se desploma la Torre Norte, que había sido alcanzada por el vuelo 11 de American Airlines una hora y 45 minutos antes. Entretanto, si el vuelo 93 de United no se hubiera estrellado en Shanksville, diez minutos antes, sobre las 16:20, éste habría chocado contra el Capitolio o la Casa Blanca.

16:02 – El vuelo 93 de United Airlines se estrella contra el suelo en un campo vacío en Shanksville (Pensilvania), a una velocidad de más de 930 kilómetros por hora, a unos 20 minutos de vuelo de Washington DC.

Le puede interesar  Finalizaron los Juegos Olímpicos de Tokio

14:25 – Desde el centro de control de Boston escuchan a los secuestradores dentro del avión. «Tenemos algunos planes. Que no se mueva nadie. Todo va a ir bien. Si intentáis hacer cualquier movimiento os pondréis en peligro a vosotros mismos y a todo el avión. Todo el mundo quieto». Estas palabras las pronuncia Mohamed Atta, uno de los secuestradores y quien ha tomado el control del avión desde la cabina.

Mohamed Atta, el secuestrador que pilotó el vuelo 11 de American Airlines durante los ataques del 11-S

A las 13:59 (hora española) el vuelo número 11 de la aerolínea American Airlines salía del aeropuerto internacional Logan de Boston en dirección a Los Ángeles con un total de 92 personas, 11 miembros de la tripulación y 81 pasajeros. Cinco minutos más tarde, otro vuelo de United Airlines, el 175, sale de la misma ciudad en dirección al mismo destino, con 56 pasajeros y nueve tripulantes. En ambos aviones viajaban diez pasajeros inesperados, cinco en cada uno: algunos de los secuestradores que llevaron a cabe el ataque terrorista más mortífero de la historia.

publicidad

publicidad