CANDIDATO TENGA EN CUENTA QUE ESTO APENAS COMIENZA

Todo está dicho en el departamento del Cesar en cuanto respecta a los comicios regionales de octubre próximo, se acabó el corre-corre de los precandidatos, se acabó la repartidera de confite de algunos politiqueros de este departamento que montaron, como dicen los jóvenes, “en el viaje”  a más de un incauto que creyó en aquel falso padrino que le juró con frases típicas de la política como: “cuente con eso”, “usted será el próximo alcalde”, “usted tiene madera y yo lo apoyo”,  para al final ni el aval conseguirles.

Así pues, el sábado pasado terminó la zozobra de la lluvia de candidatos que salen al ruedo desde un año atrás, para después de todo quedar los mimos de siempre, excepto uno que otro en algún municipio donde el osado candidato se le dio por pescar en río revuelto, como en Valledupar, mientras que en otros municipios hay caras nuevas, pero con el andamiaje de vieja data detrás de ellos.

Pero este es tan solo el inició, ya que la batalla por las alcaldías de los 25 municipios apenas comienza. Recapitulemos, el primer paso fue el aval, o la estratégica de hacer política antes de lo permitido por el Consejo Nacional Electoral con la famosa recolección de firma, luego llega la inscripción de los candidatos ante la Registraduría cuyo plazo venció el sábado, y ahora viene la fase más complicada de todas, y es que el candidato logre cautivar el pueblo, y no solo eso, sino que además las logre mantener con su discurso hasta el día de ir a las urnas.

Algunos leerán este editorial y dirán: “quién escribió esto no conoce el manejo de la política y menos en el Cesar”; sin embargo, hoy hablamos del deber ser, es decir del discurso, de los planes de  gobierno en beneficio de los habitantes de un pueblo, ese es el deber ser, pero en la política actual son otros los argumentos los que prevalecen, por ejemplo que el candidato que hoy quiera llegar a la silla del poder tenga que aliarse hasta con el Diablo para poder llegar a gobernar, pedir ayudas divinas al cielo, aliarse con los indios en el sur del Cesar, y empeñar cada una de las sectoriales de su administración.

Es que no es para menos, las millonarias inversiones de los todos poderosos del Cesar por acaparar las administraciones municipales no le dejan otras opciones a quien busque aspirar por corrientes diferentes, que también así vaya en contra de sus ideales o ideologías casi que les toca aceptar apoyos de dudosa procedencia con el fin de dar la pelea. Es que cuando hablamos de dar la pelea no nos referimos a quien tenga con qué pagar el voto más caro, también hacemos referencias a los órganos de control que, supuestamente, están para garantizar la trasparecía de los procesos electorales, pues bien, aunque usted no lo crea, ellos también comen de la ‘torta política’, desde los órganos de trasparencia, los que están en los tribunales encargados de resolver las denuncias electorales.

Usted amigo lector, entérese que hiciste todo un andamiaje que se lucra de los procesos electorales quitándole trasparencia a la democracia, prueba de ello es la información privilegiada a la que tuvimos acceso de todos los actos de corrupción que se presentaron hace cuatro años, donde algunos candidatos que ganaron en las urnas les envolataron los votos, perdieron en los tribunales por no tener ese último oxigeno que les permitiera arreglar el “chico”.

Ahora le hablo a usted estimado candidato, que no le pase en estas elecciones y para ello debe salvaguardar cada uno de sus frentes, agárrese bien, asesórese que el padrino que le ayudó con el aval, y que se toma la foto con usted en las tarimas, tenga muy buena relación con los tribunales, la Registraduría, el Consejo Nacional  Electoral y hasta con la Moe, todo eso suma para que usted pueda tener alguna opción de llegar, porque no se le olvide que estamos en Colombia, el país del sagrado corazón, donde un señalado paramilitar es considerado el hombre más emblemático de Colombia, y hasta el ‘Gran Colombiano’, donde el hombre que se robó los recursos de los campesinos con Agro Ingreso Seguro hoy es un mártir.

Con todo este panorama, los invito a que la próxima semana no deje de leer el impreso de Semanario La Calle para que conozca cómo quedaron los municipios, cuáles son sus candidatos, y quién es cada quién, es decir quiénes son sus padrinos, quienes los respalda y si tienen ‘rabo de paja’ o guardado pendiente, por ello les reitero que no se quede sin leernos con un especial político de 28 páginas, porque lo que quiera saber de política La Calle se lo dice, como de ser.

 

 


Deja un Comentario