publicidad

publicidad

COLOMBIA VS ARGENTINA, UN PARTIDO A SANGRE Y FUEGO 

Los que estamos acostumbrados a ver las cadenas nacionales de televisión y consumimos la franja de noticias, al igual que los programas informativos radiales, pensaríamos que ya el paro nacional es historia y que llegó hasta el día 30; sin embargo, un incidente causado por una de las llamadas personas de bien en Bogotá, cerca al monumento de los Héroes hizo que los medios volvieran a retomar el tema de las marchas, aun cuando ya estaba todo arreglado para meter a la masas colombianas en un retardo mental, utilizando el fútbol o más bien los partidos de la selección Colombia para distraer y hacer creer que acá no estaba pasando nada. Pero esta nueva estrategia de las entidades y alcaldes arrodillados ante el Gobierno Nacional no dio los frutos esperados y más bien prendió la alerta de lo que se podría presentar hoy en Barranquilla durante la celebración del encuentro futbolístico entre colombianos y argentinos por las eliminatorias a Catar.

El día jueves, mientras Colombia jugaba en terreno peruano y derrotaba a la selección de ese país, un partido aparte se jugaban los jóvenes en las diferentes capitales del país, sobre todo en Bogotá y Cali, donde las mujeres llamadas de ‘primera línea’, con camisetas de la selección Colombia, trataban de llamar la atención con respecto a todo el abuso que se han venido cometiendo en el país, las imágenes de las marchas de ese día circulaban en las redes de forma parca y como sin fuerza, así mismo el despliegue de los medios nacionales fue casi nulo; no obstante, la victoria de la selección Colombia sí retumbó en todos los medios pero en las redes sociales hubo rechazo por el juego adelantando por el seleccionado colombiano en medio de la crisis que se vive a nivel interno, y aunque muchos medios amanecieron hablando del triunfo de la tricolor, no lo han podido vender como ellos querían, pues el ruido de las marchas aún retumba.

Las marchas y los paros los  han querido desdibujar de varias formas, pero ninguna les ha dado resultado y cada acción que realizan para desdibujar les resulta contraproducente, en pleno  pico de la pandemia, con las marchas en su furor, el ministro de Salud dijo en un medio nacional que saldría el decreto presidencial 777 que derogaría todo los decretos anteriores cuyos principales articulados tenían que ver con restricciones debido a la pandemia y en medio de su euforia también aseguró que el partido entre Colombia y Argentina se jugaría con público en Barranquilla, esto en vez de contar  con un respaldo ciudadano, causó rechazo e iniciativas en pro de no permitir la realización del juego hoy en el Metropolitano, lo que conllevó a que el jueves, la Federación Colombiana de Fútbol saliera a decir, a través de un comunicado, que no habría venta de boletería para el partido,  pero que sí podrían entrar los llamados abonados, es decir los que habrían comprado desde hace algún tiempo el paquete de entrada para ver todos los partidos de la selección en la capital del Atlántico.

Hasta el cierre de esta edición, estaban programados plantones a las afueras del estadio para evitar la realización del partido, la iniciativa se mantenía; no obstante, no resultaría nada extraño que de aquí a que salga la publicación, los rectores del fútbol suramericano se les dé por cambiar la sede del juego, sea por resguardar la competición, o sea porque el equipo argentino se niegue a venir, no porque el alcalde de Barranquilla así lo quiera, o porque la Federación esté midiendo lo que pueda pasar en medio del juego, pues ellos no son más que unos mandaderos del gobierno Nacional, sino porque en Barranquilla ya se han vivido episodios donde las manifestaciones se han robado el protagonismo en medio de encuentros futboleros internacionales, como los ocurridos hace algunas semana por Copa Libertadores.

publicidad

publicidad