publicidad

publicidad

Con Afinia, salió peor el ‘remedio que la enfermedad’

Estamos siendo nuevamente víctimas en la costa y en el Cesar, de los que hoy se hacen llamar los prestadores de servicios públicos en nuestra región. Existen varias maneras de dominar a una población y más si ha venido sufriendo gracias a la pandemia y a muchos factores socioeconómicos que hoy la tienen empobrecida; uno de ellos se refleja en los servicios públicos, puesto que por su mala calidad (hablando de falencias en los servicios de agua, gas y electricidad) y adicionalmente a los precios y tarifas exageradas que vienen atacando el bolsillo de la gente común, de los empresarios que vienen haciendo sus inversiones en el departamento y que no ven en esta región una opción de industria, porque los servicios públicos son exageradamente altos en comparación a otras partes de la región.

En esto se hace importante recordar lo que significó en el pasado Electricaribe, una empresa leonina, que no dejó a nuestros empresarios industrializarse ni adquirir maquinaria porque son consumidoras de electricidad, y cuando como empresarios se empieza a hacer los puntos de equilibrio de acuerdo a la inversión, nos damos cuenta que solamente en esto puede llevarnos a la quiebra. Afinia hoy es lo mismo que Electricaribe, una empresa con la cual la población de la costa se le abrió una esperanza, una luz al final del túnel creyendo en el Gobierno Nacional sería vigilante de la mejora de tarifas y servicios, pero la realidad es que esta empresa tiene a varias poblaciones de nuestra región Caribe, y del departamento del Cesar, padeciendo por el servicio de luz y, adicionalmente a eso, cobrando una tarifa que notablemente se ha venido aumentando de manera sistemática.
Por otro lado está Gases del Caribe, una empresa que ha nacido en esta región y se ha convertido poco a poco en esa pequeña hormiga que va llenando su buche, convirtiéndose a la vez en el enemigo de aquellas personas que vieron como opción prestar un servicio de alimentación, no solamente para poder subsistir en esta época de pandemia, sino para crear oportunidades de empleo que tanto hacen falta en el departamento, pero hoy ese servicio se lo quieren cobrar peor que aquella persona que tiene una gran industria.

Es la hora de que las autoridades de control y que el gobierno Nacional se pongan la mano en el corazón con esta región que está empobrecida y que no deja que se desarrolle por la negligencia y apatía de aquellos que viven cómodamente en la capital del país y que quieren gobernar el departamento a punta de plumazos y de leyes que van en contra de nuestros derechos fundamentales.

publicidad

publicidad