publicidad

publicidad

#CONGRESORESPONSABLE

Por: Iván Cancino

El Congreso de la República acaba de iniciar la última legislatura de este periodo constitucional y la verdad espero que en este periodo sean mucho más responsables que el periodo que finalizó.

Digo esto, porque la Ley de Cadena Perpetua, que fue de las últimas que pasaron en la legislatura pasada y por la que sacan pecho, es motivo de reproche por parte del mundo democrático, garantista y protector de los derechos de las minorías que busca disminuir y cerrar la brecha de la desigualdad.

Está demostrado históricamente, soportado en estudios y estadísticas que aumentar las penas o crear nuevos delitos no ha influido para que los delincuentes se abstengan de cometerlos, por ende, no se cumple el fin buscado que es proteger a los menores y adolescentes.

La cadena perpetua solo tiene espíritu de revanchismo y populismo, nada más, igual que cualquier proyecto que busque “crear tipos penales” para hechos que ya están previstos como lo es el daño en bien ajeno o la ilícita obstrucción de vías o terrorismo, entre otros.

Esperemos que este año el Congreso concentre la vía legislativa en terminar de desarrollar el tema de la eutanasia por vía de ley amplia, regulada y humanista, siguiendo los pasos de la Corte Constitucional; que debata el tema del aborto, que el país escuche qué piensa cada quien y no que lo archiven sin discusión.

Es tiempo de que el Congreso se enfoque y cumpla con su labor legislativa de forma seria, pierda miedos ante los temas más álgidos por la connotación religiosa o humana que siempre está relacionado con votos, y en vez de pensar en el “bien común”.

Ojalá que realicen reformas de fondo y no superficiales a temas como la justicia, que debe ser enfocada en la virtualidad y en lo digital y solo excepcionalmente en lo presencial, esto lo pide no solo la lógica de los buenos resultados mostrados en materia penal durante el último año sino el presupuesto público que ahorra millones en viáticos de traslados y tiquetes de avión, y ahorro de tiempo de servidores públicos y abogados litigantes.

Acerca de este tema el Congreso puede generar nuevas propuestas que den dinamismo a la manera como se hace justicia hoy en Colombia con una adaptación a lo digital que incluya la infraestructura necesaria para que ningún municipio pequeño se quede por fuera.

Aunque no se vea en la legislatura que comienza, creo que el Congreso podría pensar en leyes que ayuden a solucionar las falencias del estado en políticas públicas en salud, educación y familia, protección de la niñez y adolescencia. Por ejemplo, como lo he dicho antes, si las comisarías de familia tuvieran más dientes, si el Estado tuviera ayudas económicas y psicológicas para mujeres agredidas con sus hijos que dependen de su pareja maltratadora, seguramente así, sí protegeríamos a los menores, a las mujeres, a la familia y no tendríamos cortinas de humo como la cadena perpetua, que es inútil, ineficiente e ineficaz en la protección de nuestra niñez.

Ojalá que el Congreso reaccione porque de no hacerlo, la renovación que se viene gracias a las elecciones del año entrante, dejará a muchos por fuera de su intento por mantenerse en el Congreso. Tomado de ElHeraldo.com

 

 

publicidad

publicidad