publicidad

publicidad

Conmemoración de la Afrocolombianidad, los ‘nadies y las nadias’

La fórmula presidencial del Pacto Histórico en este momento coyuntural, permitió que la candidata presidencial de los “nadies y las nadias”, soñadora de un mundo mejor para los afrodescendientes, palenqueros y raizales produjo un revuelo nacional en todas las  tribunas de opinión, podemos resaltar las reacciones de la “sangre colonialista”, herederos permanentes del poder, patrimonio antihistórico que les pertenece soportado con un muro de 203 años, que los “nadies y las nadias” deben seguir respetando esa muralla manchada que todavía exhibe los peores atropellos de los derechos humanos; Cínicamente pueden decir que nunca han hecho daño, la historia no se repite, pero a veces rima; Jorge Eliécer Gaitán al convocar al país a la marcha del silencio conminó a los rectores de la democracia colonialista que le dijeran de qué color era el hambre; los enmudeció, pero la respuesta fue la intolerancia criminal por atreverse a pensar distinto; Francia Márquez Mina, inspirada en un  nuevo amanecer trajo a colación esa identidad falsamente geopolítica de entonces destinada peyorativamente a los africanos esclavizados por los colonialistas.

Hoy podemos resignificar el significante de los “nadies y las nadias”, son los inmigrantes de este país que nacen en un lugar, viven en otros distintos, pero no viven en ninguno, son los campesinos que la muerte les llega rápido porque en los lugares donde conviven no existen los servicios médicos pertinentes. Los “nadies y las nadias” son los colombianos que no ven ni comiendo, son las mujeres que la ley terrenal las legitima como crimínalas inconscientes para que materialicen la práctica del aborto, sin advertirles el daño inmaterial que produce la culpa del yo interior que las juzgara por siempre. La vida es sagrada.

La democracia colombiana necesita producir actores, diseñadores de política públicas. Advertimos en Gustavo Petro el líder estadista que va a dimensionar realidades positivas, para que los administradores alimenten los sueños construyendo realidades, los sueños no llegan al hombre, el hombre llega a los sueños.

Los “nadies y las nadias”, como aporte al día de la Afrocolombianidad y al Decenio Internacional de la Afro-descendencia, invitamos a la gobernanza de la democracia colonialista, que hagamos una cohabitación política, vamos a construir para los colombianos de hoy y los que no han nacido, la democracia de las políticas públicas que equivale a un grito libertario.

La diferencia expresiva identitaria de Francia Márquez Mina, sea leída como identidad cultural africana, sus usanzas lingüísticas no le quitan méritos para ser fórmula presidencial; los afrocolombianos palenqueros y raizales le aportamos a la diversidad del Estado.

La humanidad siempre ha necesitado de líderes en quien tener fe y esperanza; ahí nace la política liderada por seres humanos con defectos y virtudes; si nos entretenemos en sus pecados le quitamos trabajo a Dios; lo mejor del ser humano no son sus defectos si no sus virtudes limitadas.

Se conmemoran 71 años de la abolición esclavista, nos permitimos guardar un minuto de silencio por los cultores de nuestra etnia, ya asilados en el espacio celestial que nos dejaron huellas inspiradoras para ser mejor de lo que somos; permitámonos hacer memoria de sus nombres: Alejandro Petion, benkos bioho , juan José Nieto Gil , Luis Alejandro Robles, José Prudencio Padilla, Martín Luther King, Nelson Mandela, Manuel Zapata Olivella, Manuel Saturio Valencia Mena, Diego Luis Córdoba Pino, Aníbal Martínez Zuleta,  y todos los que merecen hacer memoria de sus nombres.

En este momento coyuntural el país clama por re significar la democracia como una carta de navegación de políticas públicas sin discriminación por razón de sexo, etnia, origen nacional, familia, lenguas, religión, opinión política, y/o filosófica.

publicidad

publicidad