publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

CONTEO REGRESIVO

Cada día se acorta más la distancia entre el pueblo, que es el que tiene la última palabra, y el día de  las elecciones, y esperamos sea el pueblo el que libremente elija a sus gobernantes este 27 de octubre. También esperamos que ese día a las 6 de la tarde no se vaya la luz en el departamento del Cesar, y que algunos que se acuesten siendo elegidos cuando se despierten al otro día no terminen, por arte de magia, perdiendo las elecciones en la Registraduría como ya ha sucedido en repetidas ocasiones, cabe aclarar que esto no se presenta solo en el Cesar, sino, en toda Colombia.

Pero ese no es el tema que nos ocupa en esta oportunidad, sino la intensificación de los discursos en los candidatos, la politiquería y la demagogia que reina en cada una de las palabras de algunos de los candidatos; por ejemplo, decir que tirarán las llaves de las camabajas a las corrientes del río Guatapurí para no inmovilizar más motos es una falacia, que generarán no sé cuántos empleos es otra gran mentira cuando no se tiene en la cabeza cómo incentivar la creación de empresa en la ciudad. Pero es entendible esta clase de discurso, es lo que la gente quiere oír y estamos en la recta final, hay que buscar moverse en las mediciones así sea a punta de mentiras.

Las asesorías a los políticos, si se analizan de fondo, podrían estar mal enfocadas pues unos lo que han hecho es hacer notar más a su rival, ya que van a los barrios y en su discurso se han dedicado a hablar de su contendor más  que de sus propuestas, groso error, pues eso lo que hace es despertar el interés  de la ciudanía por conocer quién es ese, y eso no pasa solo con los candidatos a la alcaldía de Valledupar, sino que constantemente se ve en la disputa por la gobernación de este departamento, entonces se puede intuir que no hay propuestas sino ataques, es por ello que hoy  algunos candidatos como el Mello Castro, y el candidato a la gobernación del Cesar, Jaime Araujo,  aunque cuentan con una preparación sobre lo público, sus propuestas no calan en la sociedad así sean muy buenas, y es porque en medio de las propuestas siempre están los ataques en contra de sus rivales.

Los ataques en campañas políticas se han vuelto normales cada cuatro años, y a medida que se van acercando los cierres de campaña arrecian más, es común ver que compran espacios en la radio para atacar en vez de proponer, hoy todo el mundo propone no meterse con las mototaxis porque eso es  lo que ellos quieren escuchar, pero a la final todo sabemos que debe haber un control con este servicio, pero ¿cuál de los candidatos a propuesto que mejorará la prestación de servicios de buses urbanos?, y que habrá inclusión del gremio de mototaxis en las rutas de buses, o que se crearán medidas y grandes empresas donde ellos serán los privilegiados, estas serían las propuestas reales que deberían estar en primera línea en los programas de gobierno de cada uno de los candida tos, pero hoy hay unos personajes más preocupados en atacar al otro que por estudiar el programa de gobierno que  le están planteando a la ciudad.

A los votantes hay que aclararles que, pese a que ellos votan por una persona, constitucionalmente deberían votar es por un programa de gobierno, es decir por unas propuestas, porque se llaman votos programáticos, pero hoy ni los candidatos saben cuál es su derrotero, solo quieren llegar al poder para satisfacer sus propias necesidades.

No hay tiempo de más peleas, ahora solo queda esperar los cierres de campaña de cada uno de los candidatos, que muy seguramente serán apoteósicas. Y a guardar por los resultados del 27 de octubre.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad