publicidad

publicidad

Contratos de mínima cuantía acaban con los recursos de San Martín

Los contratos de mínima cuantía fueron creados para tratar de facilitarle la vida a los alcaldes del país, el objetivo de estos es que, a través de esta modalidad, puedan adelantar procesos contractuales de manera rápida, sin tantos requisitos y por valores bajos. Sin embargo, en Colombia aplica la frase que dice: “hecha la norma, hecha trampa”, ya que a través de estos contratos muchos aprovechan para ir llenando de a poco sus bolsillos o pagar por los favores recibidos, con la ventaja de que lo pueden hacer en silencio ya que, sobre este tipo de contratos, por su valor, pocos se paran a analizarlos.

Sin afirmar que este sea el caso de la administración de San Martín, en el sur del Cesar, la cual es precedida por el mandatario Leusman Guerra, son varios los contratos por mínima cuantía los que generan mucha suspicacia por su naturaleza, además que es una de las modalidades favoritas en dicha alcaldía para mover los recursos públicos.

Más de 35 contratos por mínima cuantía, que suman más de 650 millones de pesos se han ejecutado para este 2020.

Según lo que se pudo analizar en el Sistema Electrónico de Contratación Pública (Secop) de la alcaldía de San Martín, por intermedio de la contratación de mínima cuantía se han ejecutado más de 35 contratos en lo que va corrido del año, o por lo menos los que se han reportado en dicha plataforma. Todos están casi por el mismo valor de los 24 millones de pesos.

En el análisis que hizo La Calle, se encontró con varios contratos que bien por su naturaleza o tienen un costo muy elevado o pudieron haberse realizado a través de la gobernación del Cesar, lo que le hubiera permitido al alcalde Guerra optimizar los recursos del municipio, más aún en el marco de la pandemia de Covid-19.

Más de 35 contratos por mínima cuantía, que suman más de 650 millones de pesos se han ejecutado para este 2020.

En ese sentido el primero de ellos es el contrato que tiene como objeto el “mejoramiento a un tramo de la vía de la vereda Buena Vista – La Vega, zona rural del municipio de San Martín”, en este la administración invirtió la suma de 24 millones de pesos, cifra muy elevada si se analiza que es un solo tramo.

Otro detalle que vale la pena tener en cuenta es que el contrato ya fue liquidado a comienzo del pasado mes de septiembre, tiempo en el cual ya la gobernación tenía rodando por los diferentes municipios del departamento el nuevo banco de maquinaría en el cual se invirtieron más de 11 mil millones de pesos en un crédito que se debe enterito, y cuya finalidad es justamente apoyar a los alcaldes en el mejoramiento de las vías rurales, ¿faltó gestión?

Sigamos ahora con el “mantenimiento preventivo y correctivo de los sistemas de aire acondicionado instalados en las sedes de la administración central en San Martin, así como el suministro e instalación de aires acondicionados”, contrato ejecutado en plena pandemia y por el cual se invirtió la suma de 24 millones, la pregunta que queda en el aire es, ¿en la alcaldía de San Martín hay tantas oficinas y aires acondiciones para gastar más de 24 millones en el mantenimiento de los aires acondicionados?

Otro gasto que bien podría calificarse como demasiado elevado, incluso para ser de mínima cuantía, fue el servicio de amplificación y acompañamiento para los diferentes eventos institucionales y actos protocolarios de la administración municipal, también por 24 millones 500 mil pesos.

Otros 23 millones de pesos tuvieron como destino la poda, tala y retiro de árboles que representan riesgo inminente para los peatones, automóviles y transeúntes en diferentes sectores de las áreas urbanas y rural del municipio de San Martín, cuya inversión también se hizo por mínima cuantía.

En cifras maso menos redondas, la administración del municipio de San Martín entre los recursos ejecutados y los que va ejecutar antes que finalice este año en contratos de mínima cuantía superó los 650 millones de pesos.

publicidad

publicidad