publicidad

publicidad

Curiosidades: ¡Botó el chupo!

¡Botó el chupo!

La botada de chupo de la secretaria de Salud de Valledupar, Lina De Armas, fue por el rumor que circuló a través de las redes sociales sobre un posible caso de Coronavirus en la ciudad. Sin embargo, fue tan grande la indignación de la funcionaria que se desquitó su rabia con el gremio de periodistas, quienes, en el ejercicio de su labor la contactaron para confirmar la veracidad de la información.

Ante la pregunta de los periodistas, sobre si era falso o verdad que hubiese un caso reportado en la capital, la funcionaria en mal tono dijo que, “realmente, es una información falsa pero muchas personas sin criterio, incluso periodistas, usan información infundida para generar pánico y alarma sin confirmar con los entes que tienen la información a primera mano”.

Se le recuerda a la servidora pública que en la labor periodística es usual tomar las noticias que inquietan a la comunidad, en este caso sobre una persona que presuntamente presentaba los síntomas de Coronavirus, y trasladárselas a los funcionarios, quienes están en la obligación de dar respuestas, en este caso sobre este virus que se ha venido propagando en el mundo entero.

 

¿Se repetirá la historia?

Tal y como pasó con Omar Contreras cuando ocupó el cargo de contralor en Valledupar, y quien después de haber calentado silla en el cargo le llovieron quejas ante la Procuraduría, según porque no cumplía con los requisitos para ejercer dicho cargo, hoy parece que se podría volver a repetir la historia con Mary Flor Teherán Puello.

A la mujer que, que sin ni siquiera haberse posesionado ya le estaban saboteando su elección, tendrá que defender su cargo después de que la Procuraduría 47 Judicial II, en cabeza del abogado Jesús Eduardo Rodríguez Orozco, hiciera una solicitó hecha ante el Tribunal Administrativo del Cesar para suspender el acto de su elección por considerar que Teherán Puello no acreditó la experiencia laboral mínima exigida por la Ley, en particular por no haber ejercido funciones públicas en un periodo no menor a dos años, tal y como lo establece el artículo 68 de la Ley 42 de 1993.

¿Será que en estos cuatros años veremos a más de uno pasar por el escritorio de contralor?, ¡Hagan sus apuestas!

publicidad

publicidad