publicidad

publicidad

Curiosidades de la semana: El alcaldito

Para no quedarse atrás, y al parecer mostrar su falso poderío, el jefe de prensa de la alcaldía de Valledupar, Arnold Murillo, también quiso hacer de las suyas y revolver dicha oficina, para lo que el joven comunicador organizó una reunión con su equipo de trabajo para manifestar quienes no seguían, destacando a algunos y descabezando a otros. Según conoció esta sala de redacción, a quienes les dijo que no iban más fue a los periodistas encargados de: Fonvisocial, Secretaría de Salud y Tránsito, sectoriales independientes a la alcaldía, es decir son entidades descentralizadas. Pero lo curioso del caso no es solo eso, sino que, al parecer, los jefes de estas oficinas no sabían de estos cambios, y el alcalde menos, además a nadie se le olvida que Murillo está en dicho cargo de ‘figurín’, pues no tiene ni voz ni voto. Entonces la pregunta es ¿es o se hace?… ahora, cabe resaltar que solo el tiempo dará la razón de si el hombre tenía o no autonomía para hacer estos cambios o quiso lucirse con el equipo para meter presión.

Otra perla que no se le puede dejar pasar al jefe de prensa de Mello Castro González, es la vergüenza que le hizo pasar al alcalde con una nota de estilo que este quiso entregar en el sepelio de Ismael Namén, a quien después de muerto, Murillo lo hizo alcalde de Chimichagua y Senador de la República. ¡Trágame tierra! ¿Por qué la equivocación? No sabemos, pero de qué pasó… pasó.

publicidad

publicidad