publicidad

publicidad

EFECTOS DE LA TERCERIZACIÓN CRIMINAL

Históricamente en el departamento del Cesar, en diferentes ocasiones han emergido determinadas estructuras al margen de la ley, con el objetivo principal de imponer control territorial y mantener la autonomía en su accionar delincuencial. Estudios demuestran que este tipo de coerciones han sido consideradas por los grupos organizados como apropiadas para la preservación de la economía ilegal y determinantes en el fortalecimiento de sus rentas; siendo fuentes de ingresos significativas utilizadas para patrocinar actos temerarios, que a su vez generan un impacto social que afecta la seguridad pública de las regiones.

La tercerización criminal se considera un comportamiento propio de la conducta dolosa directa y eventual, utilizada en distintas zonas del país por diferentes grupos ilegales, que intentan buscar diversas alternativas de expansión territorial, para demostrar el resurgimiento de su existencia en cualquier rincón del territorio. De tal modo, que su función se concentra en subcontratar y utilizar personas del común, por lo general sin ideologías políticas, llevando misivas de temor a los municipios, a través de panfletos intimidatorios e instalación de banderas y grafitis con mensajes alusivos, logrando concentrar miedo y preocupación dentro de la comunidad.

Le puede interesar  REPARAR VENTANAS ROTAS EN CIUDADES INTERMEDIAS

Algunas veces el outsourcing criminal alcanza el resultado deseado por estas estructuras; consiguiendo sumas considerables de recursos por extorsiones y el desplazamiento inesperado de familias. Cabe destacar el trabajo de inteligencia realizado por nuestras Fuerzas Militares y Policía Nacional, desarticulando los diferentes planes empleados por estos grupos, que de manera inoportuna impiden el normal desarrollo social y económico de nuestra sociedad.

El impacto que causan los hechos delictivos efectuados bajo la modalidad de la tercerización criminal, es relativamente negativo para la seguridad pública de la población. Hoy en día en el departamento del Cesar el delito por acciones subversivas ha sido controlado, gracias al trabajo realizado por la fuerza pública los dígitos desaparecieron en su totalidad de las estadísticas actuales; pero, la denuncias por extorsión crecen y presentan un incremento del 56% en comparación con las cifras registradas del año 2019. Y el secuestro aparece de manera ocasional en el sur del Cesar, dejando 2 víctimas raptadas en los últimos 8 meses.

Le puede interesar  REPARAR VENTANAS ROTAS EN CIUDADES INTERMEDIAS

Es recomendable que nuestra fuerza pública priorice con el gobierno departamental, la ejecución de programas de acción integral y comando situacional, para generar confianza institucional con la población civil. Sigue siendo importante que se fortalezcan las capacidades y el control de la inteligencia, para neutralizar hechos delictivos que afecten la armonía en la comunidad; estudios han determinado que  los lugares donde la telefonía móvil presenta una nula cobertura, las estructuras criminales algunas veces ejercen posicionamiento y control del territorio, por lo tanto se hace necesario reforzar el pie de fuerza militar en las zonas rurales donde se  presentan debilidades en las comunicaciones, implementando la red de cooperantes como herramienta fundamental para mantener una efectiva reacción por parte de las autoridades.

Por: Carlos Andrés Cotes Maya

publicidad

publicidad