publicidad

publicidad

El cartel de las ambulancias que desangra los hospitales del Cesar

El paseo de la muerte en el Cesar está a la orden del día, así lo evidencia el carente servicio de ambulancia que tienen los hospitales del departamento. Mientras que en algunas de estas entidades el servicio ‘brilla por su ausencia’ porque no cuentan con un vehículo que dé la talla, en otros, al parecer, se amangualan para que de la nada dejen de funcionar y así se logre alquilar o hacer uso de otro recurso para prestar este servicio, llevando así a una fuga de plata que termina siendo parte de las crisis financieras de estos.

 

De los 25 municipios que tiene el Cesar, pocos cuentan con un servicio de ambulancia óptimo, podrían contarse con los dedos de las manos si de enumerarse se trata, toda vez que, tras la entrega de más de 17 vehículos por parte del departamento en el año 2018, hoy muchos de estos reposan en los parqueaderos de los hospitales sin doliente alguno, en el peor de los casos salen contratos de mantenimiento que solo terminan en el papel.

En los parqueaderos se pudren las ambulancias en algunos centros médicos

El proyecto de fortalecimiento de la red hospitalaria le costó al gobierno 3.675 millones de pesos, provenientes de regalías del Fondo de Compensación Regional (2.573 millones) y del Ministerio de Salud y Protección Social (1.100 millones), beneficiando a los municipios de Aguachica, Codazzi, Astrea, Chiriguaná, Curumaní, El Copey, El Paso, Gamarra, González, Pailitas, Río de Oro, San Alberto, San Diego, San Martín, Tamalameque y Valledupar, recursos que al parecer se fueron a ‘saco roto’.

“Hay ambulancias que están tiradas porque nunca le hicieron un cambio de aceite, no le hicieron una revisión preventiva, es algo que pasa en los hospitales del departamento, dejan las ambulancias que se dañan, se deterioran para ellos montar su negocio, hay muchos gerentes que son socios”, le contó una fuente a este medio de comunicación.

¡Así funciona el negocio!

El hecho que hoy muchos hospitales no cuenten con una ambulancia en buen estado para el traslado de pacientes obedece a varias razones, entre esas el aparente negocio que durante años se ha venido presentando tras bambalinas, y que termina siendo un secreto a voces del que nadie o solo unos pocos se atreven a hablar. Según conoció este medio de comunicación, una de las formas cómo se desangran los hospitales del Cesar radica en el alquiler del servicio de ambulancia, para lo que mínimo se gastan por municipio un valor de 15 millones de pesos por mes y en el que al final el negocio termina siendo ‘yo con yo’, para esto vale la pena recordar la denuncia que develó este medio de comunicación en el año 2017  que involucra al Hospital Cristian Moreno Pallares, en donde desviaba el erario fundación Huella de Paz, IPS que contrataba unos servicios para beneficiar al jurídico de la época, quien era el propietario de dicha empresa.

Sin embargo, dicha modalidad a la hora del té se queda corta frente a los negocios descarados que se estarían haciendo debajo de la mesa en algunos hospitales del departamento, toda vez que una fuente fidedigna le contó a La Calle, el por qué hoy por hoy, municipios del Cesar son afectados con el supuesto daño de las ambulancias, impactando directamente los recursos de las empresas sociales del estado. Es decir, no gestionan, no realizan lo concerniente para la facturación de los servicios y como si fuera poco ceden los traslados beneficiando así a las entidades prestadoras que al final terminan cobrando a las EPS el valor de dicho servicio, y del cual los gerentes estarían recibiendo un porcentaje. Dentro de los hospitales involucrados aparecen Aguachica, Curumaní y Chiriguaná.

“Muchos hospitales están optando porque en sus instalaciones se parqueen ambulancias privadas, muchas veces en las que los gerentes son socios para trasladar a los pacientes y ganarse esa plata, por eso es que la cartera de las instituciones públicas es tan carente porque los gerentes hacen que sus ambulancias estén varadas por una llanta, por la batería, que son cosas mínimas y contratan ambulancias privadas para que le den el servicio y se lo terminan llevando para sus propias clínicas”, conto una fuente a quien se le reservará su identidad.

Uno de los hospitales que está en el ‘ojo de huracán’ y del que a la vista de todos salen traslados para Valledupar con la aparente venia del exgerente Germán Gallo, es el San Andrés; según se conoció, allí las ambulancias de las clínicas de los Arce se parquean por la sombrita esperando el paciente para su respectivo traslado. Se supone que esta empresa social del estado cuenta con tres vehículos propios y todos tres están varados.

Hospital Regional San Andrés E.S.E de Chiriguaná

Frente a la situación de este hospital, el pasado jueves se conoció que hubo cambio de gerente, el cual es designado desde el Gobierno Nacional, lo que causó inconformidad en el alcalde Iván Caamaño, toda vez que desde hace más de un año que esta entidad está intervenida por la Superintendencia de Salud. “La superintendencia se toma el Hospital Regional San Andrés, cambia al gerente que estaba por motivos que desconozco, y ni el Gobernador ni el Alcalde sabemos. Convocaré una reunión de carácter urgente con las autoridades correspondientes, con el fin de aclarar el sinnúmero de anomalías que se vienen presentando en el hospital. Los Chiriguaneros no aguantamos mas tanto desagrado y desconocimiento institucional (alcaldía) y social (el pueblo)”, dijo el mandatario.

Una perla más

La cereza del pastel de los hospitales del departamento está con las pacientes en estado de embarazo, al parecer la mafia se dibuja de la siguiente forma. Todo empieza con la no atención en los hospitales de primer nivel a mujer embarazadas, situación que se convierte en el escenario perfecto para que las empresas que tienen red de ambulancia privada, capten la usuaria y la trasladan hasta la capital vallenata. “Ellos se traen hasta cuatro y cinco mujeres embarazadas y las desembarcan en Valledupar”, dijo la fuente.

Lo que está en el papel

Luego que se lograra que el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias dejara de ser una oficina de la secretaría de Salud y se convirtiera en una oficina asesora del despacho, la Gobernación del Cesar ordenó a las entidades prestadoras de salud la implementación de un sistema de GPS en ambulancias, a fin de monitorear el traslado de pacientes y la atención efectiva de las urgencias que se presenten, entre estas, los de accidentes de tránsito; a pesar de que esto quedó establecido en la resolución 000053 del 07 de enero de 2021, a la fecha no se ha cumplido nada.

“El Crue debería tener control vía satelital de todas las ambulancias del departamento del Cesar, para de esa forma controlar los traslados y hacerle seguimiento a los municipios para que el paciente sea llevado a la institución que el Crue designa, pero eso fue un saludo a la bandera, sacaron la resolución y no lo están cumpliendo. En esta oficina ni siquiera se cuenta con la plataforma para hacer este control”, dijo una fuente a La Calle.

Edita Portillo

Para conocer el por qué a la fecha esta resolución no ha cobrado vigencia o ha empezado a efectuarse, La Calle intentó entablar comunicación con el secretario de Salud del departamento Hernán Baquero, quien nunca le contesta a este medio de comunicación y con la coordinadora del Crue, (E) Edita Portillo, pero no hubo respuesta. De esta última se conoció, evade los medios de comunicación porque desconoce en su mayoría el funcionamiento del Centro Regulador.

Cabe resaltar que al no poder entablar comunicación con la fuente oficial del Crue, no fue posible detallar el número de ambulancias que tiene la red hospitalaria en el departamento, ni mucho menos cuantas están averiadas.

publicidad

publicidad