publicidad

publicidad

El cartel de los falsos casos de Covid-19 en Valledupar

Algo está ocurriendo al interior de los centros médicos y clínicas de Valledupar, puesto que cada día salen a relucir más casos de personas que aseguran que familiares que han perdido la vida por causas que nada tienen que ver con el Covid-19, resultan siendo uno más de las estadísticas de la pandemia, lo que les genera traumas y enormes complicaciones para sepultar a sus seres queridos. La Calle conoció dos estremecedores casos de jóvenes que aseguran que perdieron a sus padres y los hicieron pasar como muertos por Covid. ¿existe el cartel del falso Covid en la capital vallenata?

 

Orlando Ortega Palomino expresó su inconformidad en contra de la Unidad Pediátrica Simón Bolívar por el mal manejo que, asegura, hizo el centro asistencial al recibir a su padre Wilson Tobías Viña Ortega, de 69 años y afiliado a la EPS Salud Total. Según manifiesta Ortega Palomino, su progenitor ingresó al centro clínico el 22 de septiembre del presente año, con antecedentes patológicos de hipertensión arterial, insuficiencia renal crónica en diálisis, diabetes mellitus tipo 2, pero fallece por muerte natural 8 días después de su ingreso a la mencionada clínica.

El ciudadano asegura que existe una incertidumbre en la familia porque aún no tienen certeza que su padre haya muerto o no por Covid-19. En su momento, el centro asistencial no permitió la entrega del cuerpo y que al mismo se le aplicara la prueba Covid post mortem en un laboratorio particular de la ciudad de Bogotá.

Orlando Ortega Palomino junto a su padre Wilson Tobías Viña Ortega

Según indica el denunciante, aunque su padre ingresó a la Unidad Pediátrica con un cuadro de hiperglicemia, en la epicrisis aparecía con “puntuación alta para sospecha de infección por Covid-19”. Orlando Ortega dijo a este medio que su padre fue trasladado de El Copey hasta Valledupar el 22 de septiembre y que, aunque llegó con síntomas relacionados a su insuficiencia renal, en este centro asistencial insistieron en pasarlo como paciente sospechoso de Covid-19, teniendo una prueba inicial que arrojó negativo.

“El 22 de septiembre se traslada a la ciudad de Valledupar a su hemodiálisis rutinarias, donde después de la valoración por parte de la doctora Karina Marcela Tordecillas González, que aun siendo conocedora de los antecedentes de diabetes, hipertensión arterial y de un dolor que lo aquejaba últimamente (posible tumor), después de una desaturación durante la hemodiálisis deciden bajarlo de la máquina, insiste en direccionar a mi padre Wilson Tobías Viña Ortega a la clínica más cercana, pero resaltan en su epicrisis paciente como con puntuación alta para sospecha de infección por Covid-19”, dijo.

El padre de Ortega fallece el día 30 de septiembre y hasta el día de hoy desconocen la causa real de su muerte. “Yo voy hacer la inhumación del cadáver de mi padre para determinar de qué murió y con esto tratar que la Fiscalía y los entes competentes hagan que caiga todo el peso de la ley a estos funcionarios y dueños de estas clínicas, dado que ellos cogieron nuestras vidas como negocio, trataron de legalizar a mi padre como paciente Covid y siempre descartaron el SARS de su epicrisis, hasta el 30 de septiembre ponen pendiente por descartar Covid-19, que fue el día del fallecimiento de mi padre. Luego le vuelven hacer la toma de muestras en el Laboratorio Nancy Flórez y sale positivo, pero el mío tomando las dos muestras el mismo funcionario, a ellos le entregan la prueba en dos horas y a nosotros en 18 horas, entonces no entendemos qué es lo que está pasando, si hay un negocio entre las clínicas, los laboratorios y las funerarias. Cuando uno acepta un cadáver como Covid ya sabe uno que es directamente de la clínica al cementerio o cremación”, advirtió.

Le puede interesar  Se confirman casos de Covid-19 en el cuerpo de bomberos de Valledupar

Finalmente, el señor Ortega denunció estos hechos ante la Fiscalía General de la Nación insistiendo en la investigación de las irregularidades expuestas.

¿Muere por Covid o por malas prácticas?

El denunciante de este caso decidió hacerla de manera anónima, pues prefirió guardar la identidad de su padre, una persona mayor que, después de permanecer varios días recluido en UCI del Rosario Pumarejo, donde finalmente fallece, resultó siendo diagnosticado como positivo para Covid-19, casi un mes después de estar allí recluido, y con patologías que indican que su muerte se habría dado por un mal manejo médico.

“Mi papá ingresa a esta entidad el día 19 de agosto a las 4:50 am después de suplicarle casi una hora al personal encargado de admitir a los pacientes, porque mi papá en el momento estaba sin EPS. Después de haber discutido con ellos, logré que lo ingresaran con una serie de crisis respiratoria y unos síntomas relacionados con Covid-19. Seis días después fue ingresado a UCI donde venía recuperándose satisfactoriamente, lo que consta en los vídeos que nos enviaba el personal médico, donde se ve recuperado y dice que se siente bien y que estemos tranquilos”, aseguró.

El ciudadano asegura que el personal médico aparentemente realizó un mal procedimiento que llevó al fallecimiento de su familiar. “El doctor que atendió a mi padre, sobre él tenemos altas sospechas de haber podido realizar malos procedimientos, nos llama y nos empieza a poner en sobre aviso de una posible tendencia al fracaso pulmonar de mi papá, lo que nos preocupó, conseguimos la Ivermectina (aconsejada por el personal médico), pero después de 10 días de haber suministrado dicho medicamento, fuimos al Hospital y encontramos el medicamento en los bolsillos del pantalón de mi papa, es decir, no le suministraron la medicina que nos habían pedido y nos hicieron creer que se la habían dado”, sostuvo.

El denunciante aseguró que pidieron el traslado del paciente a la Clínica de Alta Complejidad de la ciudad y les fue negado por todos los medios.

“Hicimos la solicitud de remisión, pero la respuesta era que mi padre de ahí no salía, una vez nos negaron el traslado por todas partes decidimos dejarlo en el hospital, días después notamos un cambio de actitud positivo en el médico quien nos dijo que mi padre estaba en muy buen estado y que en pocos días estaría con nosotros. Le hacíamos llamadas, le llevábamos manzanas, bananos, agua; un día le preguntamos si recibía todo lo que le llevábamos y nos decía que no. Con base en eso, él se alteró porque las enfermeras y personal médico tomaron con atrevimiento las cosas que le habíamos entregado y se las comieron, y tuvo una recaída. Tuvieron que entubarlo y empezó a agitarse mucho”.

Advierte el denunciante que luego de los procesos de entubación a los que tuvo que ser sometido el hombre mayor, este advirtió que la causa del fallecimiento se debió al mal procedimiento de entubación que realizó el médico, que habrían terminado de causarle dos neumotórax que hicieron colapsar sus pulmones provocándole un paro cardiorrespiratorio.

“El domingo 20 de septiembre a las 9 de la mañana el médico que estaba de turno en eso momento me llama y me dice que mi padre, después del proceso de entubación, se dan cuenta que había tenido un neumotórax, la ruptura del pulmón y que todo el oxígeno que le estaba entrando se le estaba saliendo por el pulmón. Que debían hacerle una incisión en la parte inferior de las costillas para realizar otra entubación para drenar el oxígeno que había quedado presionado en el cuerpo. Nos dijeron que el neumotórax es provocado por un mal procedimiento de entubación”, relató.

Finalmente, el familiar del fallecido aludió el deceso de su padre a la mala asepsia en el proceso de entubación y denunció que las malas prácticas del personal médico, de las cuales serían testigos algunos enfermeros que prefieren callar para conservar su trabajo, están acabando con la vida de las personas.

Le puede interesar  Se registraron 167 nuevos casos de Covid-19 en el Cesar

Sin embargo, y con la sensación de que su familiar murió por posibles malas prácticas médicas, 29 días después recibieron el resultado de la prueba Covid de su familiar, quien fue ‘legalizado’ como uno más que se lleva la pandemia. “Un mes después del ingreso de mi padre, nos dicen que tiene Covid, antes no se había manejado como paciente Covid, hablaban de sospechas, pero nunca se trató como tal, por eso denuncio la negligencia de los médicos que sólo 29 días después hablaron de Covid-19 confirmado. Hablaron de medicinas para la diabetes y mi papá fue un hombre sano, en la epicrisis dice que mi padre sufre de hipertensión, dice bajo nivel de oxígeno en la sangre, cuando él nunca presentó ningún tipo de complicaciones en su organismo. No entiendo por qué tuvieron que suministrar la medicina para la diabetes cuando entró con síntomas respiratorios”, indicó.

Frente a todas estas anomalías, serán las autoridades las que tengan que brindar claridad sobre qué es lo que está pasado al interior de los centros médicos en el departamento con respecto a personas que entran con patologías que no tienen nada qué ver con el Covid-19, y posteriormente resultan engrosando la lista de fallecidos por el virus.

publicidad

publicidad