publicidad

publicidad

El Cesar tiene más de siete mil desaparecidos

Son más de mil familias cesarenses que aún esperan saber algo de sus seres queridos, y el pacto para la Búsqueda de Personas y la No Repetición firmado finalizando el mes de agosto, mes de las víctimas,  llega como una nueva luz de esperanza. 

En el departamento de Cesar, según datos del Centro Nacional de Memoria Histórica, 7.058 personas fueron víctimas de desaparición forzada, secuestro o reclutamiento forzado. Entre 1958 a 2016 se registraron 3.755 casos de desapariciones forzadas, 411 casos de reclutamiento y utilización de menores de 18 años de edad en el conflicto armado, y 2.892 casos de secuestro. Cifra alarmante y similar a si un corregimiento de Valledupar se quedara sin habitantes.

La Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la Alcaldía de Valledupar y la Gobernación de Cesar, suscribieron el ‘Pacto por la Búsqueda de Personas y la No Repetición en el Departamento de Cesar’, uno de los 9 del país que concentran el 60% de las desapariciones registradas en Colombia. Tasa alta que por varios años había permanecido en silencio y en esta oportunidad las autoridades se comprometen a continuar con este procesos y evitar la revicitimación de miles de familias.

Algunos terrenos permanecen intervenidos por la JEP como: los cementerios de Aguachica y El Copey, donde han aparecido rastros de víctimas de desaparición forzada. Pero, todavía hay muchos vacíos sin resolver para tener un mapa completo de lo que ha sido la desaparición forzada y victimización en esta región del país.

Por su parte, el gobernador del pueblo indígena kankuamo, Jaime Luis Arias dijo que la firma de este pacto hace parte de la reconciliación que requieren también las víctimas y sus familias. Destacó que la esperanza no se muere a pesar de los años y del dolor por la desaparición de hijos, esposos, padres, madres, hermanos y amigos

«Para nosotros los pueblos indígenas en especial el pueblo kankuamo este pacto por la búsqueda y la no repetición, representa un acto de reconciliación ya que toda la afectación del conflicto y fundamentalmente a nuestros seres y hermanos que han desaparecido a lo largo de este tiempo, aún tenemos la esperanza de poder dignificar su memoria, su historia y en este caso, este acto nos permite sumarnos a este gran esfuerzo de paz del país, con todos los actores».

 

publicidad

publicidad