publicidad

publicidad

El Consejo de Estado anda buscando a John Valle Cuello como aguja en un pajar

La vieja táctica de no dejarse notificar de los procesos judiciales es la que hoy estaría utilizando John Valle Cuello para sacarle el quite a la decisión que tomó la Sección Quinta del Consejo de Estado de suspender provisionalmente la elección de este como director de la Corporación Autónoma del Cesar (Corpocesar) para el periodo 2020-2023, esto dentro de la demanda del proceso elección que interpuso Gonzalo Gómez Soto.

“Se deja constancia que la Sesión Quinta se comunicó con la secretaria del señor John Valle Cuello, director general de la Corporación Autónoma Regional del Cesar, quien señaló que el señor Valle Cuello no se encontraba en la oficina y que no tiene el correo personal del mismo”, este es uno de los mensajes que reposa en el expediente que el Consejo de Estado lleva sobre el proceso de suspensión de la elección del director de Corpocesar.

Y es que desde que inició el proceso jurídico que busca la nulidad de dicha elección, desde el Consejo de Estado se ha intentado varias veces contactarlo para notificarlo del proceso pero no ha sido posible, el funcionario no aparece por ningún lado. ‘Desaparecido’ estaría desde el pasado 12 de marzo, antes que iniciara la cuarentena, fecha en la que se conoció la suspención provisional de su cargo mientras se define de fondo si puede o no continuar en el cargo, pero desde entonces la Sección Quinta no sabe cómo hacerle llegar la notificación.

También se supo que el excandidato a la Cámara de Representantes por el Centro Democrático, Gonzalo Gómez, quien está detrás del proceso de la demanda, y que además participó en el proceso de elección que terminó ganando Valle Cuello, suministró los datos personales de contacto del hombre, entregó la dirección de su residencia, correo electrónico personal y teléfono celular, pero tal parece que ni así ha podido ser ubicado.

Finalmente, vale la pena acotar que la demanda contra la elección de Valle Cuello tiene como fundamento dos presuntas irregularidades: la primera es que al parecer dentro de la elección de Valle Cuello se habría violado el debido proceso, puesto que seis consejeros fueron recusados porque, su imparcialidad estaba comprometida al momento de tomar la decisión.

Y la segunda es que, ante la falta de quórum para votar, la norma señala que esas recusaciones se debían trasladar a la Procuraduría para que ellos decidieran si estaban impedidos o no. En total son 13 los miembros del consejo directivo de Corpocesar los que eligen al director, al estar 6 de ellos comprometidos, debía la Procuraduría ser la encargada de dirimir en el tema, situación que no se hizo y dio pie a todo este proceso.

publicidad

publicidad