El hijo y la querida del alcalde son los que mandan en Pailitas

Al mejor estilo del Gobierno Nacional, en el ‘pueblito curioso’ también hay más de un gobernante, por supuesto hablamos de Pailitas, sur del Cesar, donde se conoció que el alcalde Luis Said Castro Cueto no es el que manda, sino el que figura, puesto que quienes dan las órdenes son otros; estos serían su hijo, Camilo Castro; Liliana Angarita, exsecretaria de la Oficina de Inspección de Policía y querida del mandatario, y Ariel Alvis, quien lo intenta, pero no lo logra.

Para nadie fue un secreto que el gobierno de Said Castro inició con una serie de inconsistencias, desde la elección esta administración anunció que daría de qué hablar; primero porque siempre se supo que el mandatario ha tenido detrás al exalcalde Genner Caballero, quien al parecer fue el que lo llevó a ser ganador. Hoy Genner pretende ser candidato al cargo municipal, esto tras el intento fallido de su sobrino Gerson Quintero Caballero de lograr aceptación en los electores, al muchacho aún le falta mucho ‘pelo pa moña’.

El decir en todo el municipio es que el exalcalde es quien toma las decisiones políticamente hablando, y además tendría parte en la contratación del municipio; sin embargo, en la parte que le corresponde a Castro Cueto, hay ‘mucho cacique y poco indio’.

¿Quiénes son los alcaldes?

La falta de autoridad de Said Castro para administra el municipio es un secreto a voces desde tiempo atrás, este medio de comunicación el año pasado mostró a su hijo Camilo Castro como ‘el alcaldito’, toda vez que a vox populi es la injerencia que este tiene en la administración municipal, al punto que ni una hoja se mueve si este no da la orden. Según cuentan, el joven fue el encargado de sacar de la casa municipal a la gestora social Odalis Badillo.

Camilo Castro, quien por obvias razones no puede aparecer como contratista por ser hijo del alcalde, tendría sus artimañas para usufructuar de la casa municipal, se conoció que, al parecer con el jurídico de la administración, César Rangel, tendrían un peaje para que los contratistas les den parte del negocio que se firme. Rangel llegó a la administración municipal en el actual gobierno y junto a Castro Jr, hacen de las suyas.

Otra de las que sectoriales con las que Camilo Castro, al parecer, hacía fiesta fue con la secretaría de Hacienda, así lo afirmó una fuente fidedigna a este medio de comunicación, la cual manifestó que el joven habría iniciado las marramuncias dentro del gobierno con Angélica Medina, quien fue tesorera por diez años, y al parecer terminó saliendo porque partió palito con el hijo de alcalde.

La ficha del hijo de alcalde para seguir en el gobierno municipal es Gerson Caballero, su cuñado, toda vez que este es hermano de su esposa; sin embargo, estas pretensiones se están yendo a pique porque se conoció que el joven exconcejal ya no sería candidato porque le falta carisma y aceptación, en su remplazo iría Genner, su tío. Al final el negocio termina siendo familiar.

La que desterró a la primera

Liliana Angarita

Uno de los casos más sonados de corrida de butaca para una gestora social se dio en La Gloria en el anterior periodo, aún en el sur recuerdan como el exalcalde Reinel Lobo dejó a esposa, Yaneth González por Ivonne Puello Bilardi, quien llegó a ese municipio como la Jefe de Salud Pública y terminó siendo la Gestora Social de los glorieros. Un caso similar fue el del exalcalde de Valledupar Fredys Socarrás con D’Angela Maestre.

Esta situación se repitió este periodo administrativo, en Pailitas con la secretaria de la Oficina de Inspección de Policía, Liliana Angarita, quien hoy es de las que tiene voz y voto en el cargo municipal. La mujer se fue metiendo poco a poco al palacio municipal y logró su objetivo, desterrar a la Gestora Social y ser del mandamás del municipio. La joven funcionaria, es la misma que protagonizó un escándalo junto a otra mujer, quienes se pelearon por el alcalde, bochorno que este medio de comunicación develó en agosto del año pasado y que se dio en la plazoleta de comidas donde el burgomaestre estaba cenando con otra mujer y por supuesto Angarita se incomodó y terminó agarrándose por los pelos con la otra mujer.

Por toda esta situación Odalis Badillo se apartó del cargo como Gestora Social del municipio, mientras que el alcalde, al parecer, no deja a Liliana Angarita y en los viajes que hace fuera de Pailitas se la carga.

El que se las tira de alcalde

Ariel Alvis

Su falta de experiencia en lo público y los pasos en falso que de manera consecutiva venía dando, llevaron a que el alcalde del municipio se buscara un asesor, sin embargo, este llegó a empeorar la situación; puesto que en vez de dedicarse a sus funciones y asesorar al mandatario, llegó a querer adueñarse del puesto. Este no es otro que Ariel Alvis, el astuto hombre es quien figura en diversos eventos a nivel departamental, es quien al parecer llega a ponerle el pecho a la brisa, mientras el mandatario pasa desapercibido.


Deja un Comentario