publicidad

publicidad

El impresionante cambio de Pedro Antonio Ortega

Un Cristo crucificado tallado en un árbol en el Parque de Las Madres en Valledupar, sin duda alguna, fue el inició de una nueva vida para Pedro Antonio Ortega, de 48 años de edad, un habitante de calle que impresionó de gran forma a los habitantes de la ciudad y a miles de usuarios en redes sociales con su arte, tanto así que Ortega encontró una nueva ilusión y se dio una segunda oportunidad para cambiar su vida después de estar atrapado durante varios años en el infierno de las drogas.

Después de varios meses sin saber de el tallador, a través de la cuenta de Instagram de la gobernación del Cesar, se conoció que Pedro Ortega, hoy es un nuevo hombre física y mentalmente, pues la primera dama del Cesar, Cielo Gnecco, lideró su proceso de recuperación, que además hizo entrega de herramientas especializadas para que la labor artística de Pedro no se detenga.

«Hoy, ha recuperado la libertad, la confianza, su familia y su autoestima. Ha ganado esta batalla. Desde el gobierno Lo Hacemos Mejor estamos trabajando en programas de salud mental para ayudar y acompañar a todos los que, como Pedro, están decididos a ahuyentar los fantasmas de la adicción a las drogas», manifestó la primera dama del Cesar.

Ortega, en un comunicado de la Gobernación del Cesar, manifestó que “La drogadicción es una enfermedad que necesita ayuda y se debe buscar de esa ayuda para superarla, la familia juega un papel muy importante, para superar este flagelo”. “Mi vida antes no tenía este sentido, no sabía la representación que tiene una persona al dar esta clase de experiencias, el ser un testimonio viviente de lo que es la labor social que la Gobernación del Cesar ha hecho”.

El cambio físico de el tallador a generado alegrías en los internautas y muchos de ellos aplauden su fuerza de voluntad y la gran labor del gobierno departamental.

Le puede interesar  Vuelve el programa 'Acordeón al parque' en Valledupar

publicidad

publicidad