EL NEGOCIO DETRÁS DE LAS CANDIDATURAS POLÍTICAS

Cuando se concibió la Constitución Política de 1991, quizás los constituyentes de la época obraron de buena fe, o quizás fue premeditado cuando se establecieron los artículos relacionados con la participación en política. Y traigo a colación la Constitución por la forma que existe de hacer política en la actualidad, de lado quedó ese compromiso social, el trabajo por las comunidades y la vocación de servicio, hoy las candidaturas se convirtieron en un rentable negocio no solo para el que gana, sino también para los que aun sabiendo que no tienen posibilidad alguna, tienen la osadía de inscribirse y jurar que llegarán hasta las urnas el 27 de octubre; Sin embargo, todo tiene una finalidad y es negociar los pocos votos que pudiesen tener al mejor postor.

Esta situación se está presentando en el departamento del Cesar, ya que no hay un solo municipio donde se hayan inscrito dos candidatos, sino que pasan de 4, siendo El Paso el colmo de los colmos con 12 aspirantes que llegaron hasta la Registraduría a inscribir su nombre.

Pero, ¿cómo funciona el negocio?… todo empieza con una bulla, el personaje X comienza a hacer su gritería en las redes sociales, luego hace unas cuantas visitas en los barrios y las postea para la semana siguiente decir que será candidato a la alcaldía. Ahí empieza, luego llega los que buscan de verdad ser la primera autoridad del municipio y les ofrece unos puestos, le entrega un billete y como dicen popularmente lo recogen.

Pero existen unos más osados o inteligentes, y son los que llegan a inscribirse, ya que saben que así se valoriza más su falsa candidatura, es decir si un candidato X llega a inscribirse y sigue caminando los barrios, sencillamente el candidato de la maquinaria deberá ofrecer más para que el de la campaña de papel se adhiera, no solo por el respaldo que le pueda brindar, sino por las fotos para la prensa, para mostrarse fuerte y mandarle un mensaje directo a su contrincante.

En el Cesar existe más de una candidatura de papel esperando a que aparezca el mejor postor a comprar su falsa aspiración y poder sacar jugo de la contienda electoral.

Pero en el departamento el ‘barro está duro’ para algunos que pensaron que en esta oportunidad la casa Monsalvo Gnecco iba a salir a regar plata como lo ha hecho durante los ocho años anteriores con la primera candidatura del hoy nuevamente aspirante Luis Alberto Monsalvo y Franco Ovalle a la gobernación. Estamos en un ambiente diferente, es decir hoy Luis Alberto Monsalvo no tiene contrincante, la campaña de Kaleb Villalobos, que podría hacer contrapeso, al parecer se ha venido de picada y la de Claudia Margarita aún no despega y eso lo que ha provocado es que no haya un despilfarro de recursos ni para candidatos a las alcaldías, asambleas y concejos.

En años anteriores todos comían, tenían un candidato  contrincante que  los hacia que se metieran la mano al drill, se trataba de Arturo Calderón, que aunque siempre fue derrotado, sacaba una buena votación, no obstante este año la casa departamental decidió coger el toro por los cachos y acabar esa rivalidad puesto que Calderón hace parte del equipo de la casa Monsalvo Gnecco, al parecer eso les salió más económico que tenerlo de contrincante y tener que salir con la mochila a cuadrar a los más de 130 candidatos a alcaldías que están en los municipios del Cesar en esta contienda.


Deja un Comentario