publicidad

publicidad

El proyecto social de La Mojana Sucreña que se roba las miradas

Es un proyecto que durante 11 meses ha liderado la Fundación Ayuda en Acción, Fundación FEMSA y aeioTU. Esta iniciativa, enfocada en fortalecer el desarrollo profesional y pedagógico de 73 maestras, coordinadores e integrantes de equipos interdisciplinares, mejora el aprendizaje y la calidad de las interacciones que se establecen entre educadoras, niños, niñas y sus familias.

Este proyecto tiene como objetivo promover el desarrollo integral de la primera infancia y la mejora de la calidad de la educación inicial en los municipios de Majagual y Guaranda en la Mojana Sucreña.

A través de la alianza de estas fundaciones, y durante el último año, gran parte de éste en medio de la pandemia por el COVID-19, se logró impactar en el desarrollo educativo de 1.593 niños menores de 5 años, en condiciones de vulnerabilidad de la Mojana Sucreña; cabe resaltar que La Mojana sucreña es una de las 5 subregiones del departamento de Sucre, que tiene una población con altos índices de pobreza y cuenta con una riqueza natural y un potencial económico a partir del desarrollo integral y planificado de dicha oferta ambiental.

Este tipo de iniciativas son de carácter relevante nacional, dado que, de acuerdo con cifras publicadas por el Departamento Nacional de Estadísticas – DANE – en el informe de Proyección de población 2019, un 28% de los niños menores de 5 años en Colombia vive en zonas rurales dispersas, alejados de los servicios educativos. Se estima que el 75% de estos niños no está desarrollando plenamente todo su potencial.

¿Qué efectos ha traído este proyecto?

Más de 1.500 niños y niñas de la Mojana Sucreña recibieron educación a distancia de primera calidad en medio de la pandemia por la COVID-19.

Ha contribuido al descenso de las brechas existentes en la educación inicial de niños y niñas de la primera infancia de familias vulnerables, los cuales han estado afectados por constantes problemáticas sociales como exclusión, desigualdad y episodios de violencia en el marco del conflicto armado.

Las condiciones de conectividad y acceso a tecnologías de las familias del territorio dificultaban la comunicación y el desarrollo de acciones con los niños y su núcleo, al mismo tiempo que las maestras no contaban con una estrategia definida para la implementación del proceso dentro la educación formal y menos con un soporte para promover y propiciar el aprovechamiento del hogar como espacio pedagógico. Dado este contexto y al realizar la evaluación del impacto del programa, se puede concluir que los resultados han sido significativos.

Por otra parte, para María Isabel Cerón de Sousa, directora para Colombia, de Ayuda en Acción “uno de los objetivos principales de la Fundación es la atención y protección de la infancia, con el fin de que los niños y sus familias puedan formar sus proyectos de vida de manera sostenible y responsable, por eso creemos en éste y otros proyectos que estamos liderando en Colombia con visión de largo plazo”.

 

publicidad

publicidad