publicidad

publicidad

El punto de quiebre en la ruina del Idreec y el Rosario Pumarejo

El estado actual del Instituto Departamental de Rehabilitación y Educación Especial del Cesar (Idreec), el cual está ad portas de la liquidación absoluta, inició diez años atrás, historia que se repite con el Hospital Rosario Pumarejo de López, dos entidades públicas donde se prestaban servicios de salud, y que, con la llegada de las empresas privadas con el mismo fin, las fueron acabando de a poquito.

Ante la lamentable situación que presentan estas dos entidades, nadie dice nada o, mejor dicho, nadie se echa al muerto encima; por un lado, aparece la comunidad y empleados de estas dos entidades denunciando la falta de voluntad política del gobernador, y por otra aparece este afirmando que no es su responsabilidad hacer estos pagos.

Muy a pesar de que el gobierno departamental intente tapar el sol con un dedo, la realidad es que las omisiones de las diferentes administraciones han llevado al quiebre absoluto del Rosario Pumarejo de López y el Idreec. A lo que se le suma la presunta complicidad de quienes han estado desde hace diez años en las carteras de salud del Cesar, toda vez que se han hecho los de la ‘oreja sorda’ y sin problema alguno han permitido que las IPS capten los usuarios que se suponen deberían atenderse en la red pública.

La debacle

Según se conoció el trasfondo de esta circunstancia que ha originado la debacle de la red de hospitales a nivel nacional, y que termina siendo más crítica en el departamento, radica en el considerar la salud en un negocio, toda vez que mientras empresarios de este sector se suman a campañas políticas, reciben a cambio vía libre para captar los usuarios de la red pública sin que nadie diga nada.

“Aquí en el Cesar hubo una proliferación de IPS para la atención de pacientes en condición de discapacidad, y de rehabilitación, de tal forma que toda la población que debían atender en hospitales, especialmente en el Idreec, hoy están siendo atendidas en empresas privadas. En estos casos la secretaría de Salud del departamento debe obligar a las EPS, que son las dueñas de los pacientes, a que contraten con la red pública de hospitales, pero no lo hace, al contrario, calla siendo conocedora de esa circunstancia y no hace lo pertinente”, dijo el médico, Julio Julio Peralta.

Así están las finanzas

Otra de las razones por las que hoy la red pública en cuanto al servicio de salud está en cuidados intensivos, radica en la motivación con la que llegan a gerenciar estas instituciones, toda vez que los pocos recursos que logran captar terminan haciéndolos fiesta, reflejado en contratación desmedida para hacer favores políticos.

La no venta de servicios en estas dos instituciones refleja los casi tres años sin pago de salario que presentan los empleados del Idreec, instituto que pasó de facturar más de 100 millones de pesos por mes a captar solo 2 millones de pesos; y si del Rosario se trata, se conoció que para el 2016 factura alrededor de 10 mil millones de pesos mensuales, a raíz que no le cabía ni un solo paciente, a facturar solo 2.000 millones de pesos por mes, teniendo gastos de funcionamiento que superan los 4 mil millones de pesos.

publicidad

publicidad