publicidad

publicidad

El Rey ‘Popo’

El diputado Jorge ‘Popo’ Barros es, sin duda alguna, una de las fichas más importante de la familia Gnecco para mantener el control político en el departamento del Cesar, ya que desde que llegó a la Duma, hace ya dos periodos atrás, ha logrado consolidar un gran poderío alrededor de su nombre, a tal punto que siempre atina para hacerse elegir presidente de la Asamblea en los años que debe escogerse el contralor departamental, ¿pura coincidencia?

Pese a que aún no se ha realizado la votación para elegir el presidente de la Asamblea del Cesar para la vigencia 2021, está casi cantado que será para Jorge ‘Popo’ Barros Gnecco, esto si los compromisos establecidos entre los partidos a comienzo de este año se respetan, y no se presenta un hecho inusual que pueda quebrantar este pacto.

Dicho acuerdo dejó estipulado que la primera presidencia de este periodo administrativo sería para el Partido Cambio Radical, acuerdo que fue honrado debido a que el diputado Miguel Ángel Gutiérrez tuvo este 2020 su presidencia, el segundo año será para el Partido de la U, el cual será para el ‘Rey Popo’ Barros.

Continuando con el acuerdo, en el tercer año la presidencia será para el Partido Conservador y cerrará el último año un presidente entre los partidos que se declararon en oposición, por lo que sería para cualquiera de los dos integrantes del Centro Democrático; Sin embargo, es bien sabido que el último año de gobierno los acuerdos en la Asamblea no se cumplen y cada quien tira por su lado.

Ahora bien, existe un hecho bastante particular que ha venido marcando las presidencias en las que ‘Popo’ Barros toma el control de la mesa directiva de la Duma, puesto que coincidencialmente, dichos años se ha tenido que elegir al contralor departamental, tal y como ocurrirá en el 2021, ya que el actual periodo de Delwin Jiménez será de dos años. Hace apenas un año, es decir en el 2019, ocupó la presidencia que fue el último año administrativo de ese cuatrienio en la que el Clan Gnecco tuvo el control de una parte de la gobernación a través del exgobernador Franco Ovalle.

Para los entendidos en política, es claro que tener un controlar amigo es indispensable para que puedan “trabajar” sin la presión que lleva consigo el tener encima un contralor que cumpla con su función, la cual no es otra que vigilar que los recursos públicos sean invertidos de la mejor manera. De ahí el papel preponderante que tiene el diputado Barros dentro del clan político que conformó con su familia, ya que es desde la corporación departamental donde se adelanta el concurso y la elección del contralor departamental.

Otra de las tareas encomendadas a Popo Barros, y que ciertamente realiza con mucha habilidad, es la de mantener la coalición a favor del gobernador Luis Alberto Monsalvo al interior de la Duma, sin ello los proyectos y demás autorizaciones que requiera la administración departamental no serían aprobados sin tantos problemas, lo que le reduciría enormemente el accionar al mandatario de los cesarenses.

Es por ello que la cercanía entre el diputado y el gobernador se ha estrechado, ya que gracias a sus juiciosas labores, la Asamblea casi que en su totalidad camina por la línea que desde despacho dicta Luis Alberto Monsalvo.

Tan cercana es la relación del gobernador con el diputado Barros Gnecco que este parece más un integrante de la administración que un representante de la comunidad al que le corresponde hacer control político. Según se conoció, durante la pasada contienda el diputado ‘Popo’ era el encargado de entregarle los recursos a los candidatos de las diferentes alcaldías que estaban con el clan Gnecco, de ahí que su nombre haya alcanzado la numerosa votación que obtuvo y que lo catapultó como el más votado en las elecciones regionales de octubre del año pasado.

¿Un negocio redondo?

En las elecciones de 2015, ‘Popo’ Barros fue uno de los diputados con más alta votación.

Recientemente, el periodista Andrés Molina, a través del artículo titulado ‘Hacia un nuevo pacto social cesarense’, publicado en el portal web de noticias de Radio Guatapurí, hizo una revelación sobre el diputado ‘Popo’ Barros Gnecco que poco se conocía, o por lo menos no se había ventilado en público.

Dicha información tiene que ver con que el diputado controlaría la principal empresa de concreto del municipio de Chiriguaná, la cual es de carácter privado, pero que provee material de construcción a los contratistas de obras públicas en el departamento, principalmente para el centro del Cesar. Pero además de ello, a través de dicha empresa Popo Barros tendría intereses en varios contratos grandes que se van a ejecutar en los próximos años, tales como: alcantarillado del corregimiento La Aurora y uno del casco urbano de Chiriguaná, por cerca de $8.000 millones cada uno.

Por esa revelación, el diputado Barros acudió a los estrados judiciales, pero mediante sentencia de segunda instancia del 11 de noviembre de 2020, con ponencia del magistrado Diego Andrés Ortega Narváez, la Sala Penal del Tribunal Superior de Distrito Judicial de Valledupar negó las pretensiones del actual diputado, quien había interpuesto una acción de tutela en contra de Radio Guatapurí y Andrés Molina, la razón de la decisión fue argumentada en que este no sustentó con pruebas que lo que allí se decía contuvieran información falsa, inexacta o errónea.

Por lo pronto, Popo Barros se prepara para llegar nuevamente a la presidencia de la Asamblea del Cesar, y seguir siendo el rey eterno de la Duma de los cesarenses.

 

publicidad

publicidad