publicidad

publicidad

El Siva, un cuento de ‘paquito’

Con ínfulas de perfeccionista, así llegó la gerente del Sistema Integrado de Transporte de Valledupar (SIVA), Katrizza Morelli, la mujer a quien el exalcalde Fredys Socarrás y Luis Alberto Monsalvo, en su primer mandato en la gobernación, le dieron la oportunidad que pusiera sobre ruedas la infraestructura para poner a rodar una flota moderna de buses en la ciudad, que aún sueña con ser ‘sorpresa Caribe’. No obstante, Katrizza Morelli se dedicó a cobrar el sueldo, a realizar falsas promesas a la farándula y a contratar millonarios equipos de producción de medios para que le editaran hasta la saciedad los vídeos y las fotos de las obras que realizaron en la ciudad y que presentaban más de una imperfección.

Pero los despilfarros y las excentricidades de la buena vida de la gerente del Siva Katrizza Morelli no iban solo en las exigencias con su equipo millonario de producción, sino con los escenarios escogidos para realizar su rendición de cuentas, bueno, al menos la del primer año, ya que la mujer tiró la casa por la ventana y se gastó unos milloncitos largos alquilando la sala de cine de un centro comercial de la ciudad, porque según sus pretensiones, la rendición de cuentas tenía que parecer una película de cine ¡bueno la verdad todas sus promesas durante su estadía en el cargo han sido una película!

Aunque la mujer, quizás para bajarle una raya a sus excentricidades, no volvió a adquirir la sala de cine para presentar sus rendiciones de cuenta, posiblemente porque no tenía mucho qué mostrar o su poca gestión la hizo bajarse de la película en la que andaba montada, lo cierto es que pasó de las salas de cine al patio de la entidad, y luego a un auditorio más a la altura de su inoperancia como gerente.

Sin embargo, aunque Morelli bajó en sus gustos excéntricos para entregar sus informes, a lo que sí no le baja una línea es a su equipo de producción, puesto que contrata anualmente más de 40 millones de pesos en vídeos institucionales, edición de fotografía y hasta embellecer las imperfecciones de las obras realizadas por esta entidad. Aunque resulte difícil de creer, la mujer es exigente con la producción audiovisual, los vídeos deben de ser excelentes, las fotografías impecables, cuidado en la foto va a salir un bordillo ‘esquiñado’ o un andén lleno de arena porque se indigna, pero no se indigna con la cantidad de ‘empanadas’ que le hacen los contratistas en las obras adelantadas por su entidad, como por ejemplo las varillas de medio pelo que colocaron en el Canal de Panamá, todos los retrasos del Plan Centro, y ni hablar de las fallas que han presentado todas las obras que ha liderado desde el Siva.

Esperemos que la perfección de Katrizza Morelli la utilice no para decirle a su millonario equipo de producción, decimos millonario porque no toda entidad se gasta casi 50 millones para que le tomen fotos y le hagan videítos perfectos, sino, para exigirle a los contratistas que las obras del plan centro deben de quedar impecables, para que después a los fotógrafos de su equipo de producción no les toque utilizar mucho Photoshop para limpiar las ‘charadas’ que les deja pasar a los contratistas.

publicidad

publicidad