publicidad

publicidad

Electricaribe se ‘pasó de piña’ con los usuarios en plena cuarentena

Usuarios de Electricaribe en todo el Cesar y la costa se quejan continuamente de los altos costos que han tenido que cancelar por el servicio de energía durante las semanas que han pasado por el aislamiento preventivo, sin olvidar el insuficiente servicio que presta la empresa. Ciudadanos pagan entre $200 mil y $400 mil pesos por el servicio de energía en estratos 1, 2 y 3, mientras que el gerente de dicha empresa en el departamento, Jorge Ribero, no es más que una mera figura decorativa que poco puede hacer por resolver las quejas de los usuarios.

Electricaribe ha sido blanco de quejas durante el aislamiento obligatorio decretado por el gobierno Nacional por parte de los líderes y veedores de la comunidad. Incluso, en municipios como Chimichagua y Pailitas las protestas pacíficas terminaron en caos con la quema de dos carros de contratistas de dicha empresa. Los usuarios aseguran estar ‘cansados’ de pagar facturas costosas ante un servicio insuficiente.

Semanario La Calle dialogó con varios líderes comunitarios y presidentes de Junta de Acción Comunal de varios sectores de Valledupar, quienes hablaron de la problemática que enfrentan con los altos costos en el pago del servicio de energía eléctrica y alumbrado público durante el confinamiento. “La comunidad da un grito de preocupación, desespero e inconformidad por los altos costos en los recibos de luz. Si antes pagaban 17.000 mil pesos por el alumbrado público, el día de hoy están pagando 25.000 mil pesos” dijo Katherine Salinas, presidenta de la JAC del barrio Candelaria Sur.

“En mi comunidad los recibos han llegado más altos de lo normal, se duplica el precio de lo que llegaba los meses anteriores y la gente preocupada porque en medio de esta cuarentena no está trabajando y nosotros queremos que nos ayuden y se haga saber lo que está haciendo Electricaribe, esta empresa en vez de mejorar va empeorando y no tiene contemplación con la gente… Nosotros estamos a la expectativa para ver qué pasa”, comentó Luis Guillen Polo, presidente de la JAC barrio La Victoria.

“Están cobrando más de lo normal y esta es una problemática que nos aqueja a todos porque mientras el gobierno implementa medidas para regular estos precios, las empresas hacen con nosotros lo que les da la gana en medio de esta pandemia”, mencionó Jaider Arias, veedor de la comunidad municipio de Chimichagua.

“Hay gente en el barrio que está pasando cuarentena en diferentes departamentos y ciudades de Colombia y tienen la casa sola en Valledupar. En nuestro barrio es una locura; cuando había gente llegaban facturas de hasta $130 mil pesos y ahora que no están llegando recibos de $250 mil pesos, esto es una irresponsabilidad de esta empresa, Electricaribe nos va a terminar rematar con estos costos en las facturas altísimas. Las comunidades siempre son las más atropelladas. No vemos que piensa hacer el gobierno Nacional con esta empresa tan ladrona. Yo pienso que el tema de Electricaribe es algo de responsabilidad del gobierno; muy preocupado por el tema de los servicios públicos de Valledupar”, dijo Fabio Delgado, presidente de la JAC Don Alberto.

“Ninguna empresa de servicio público está autorizada para aumentar las tarifas. Pienso que la permanencia de las personas en sus hogares ha hecho que aumenten los servicios. Están llegando a suspender el servicio por una o más facturas cuando el gobierno dijo a las empresas públicas que los servicios públicos domiciliarios no podían ser suspendidos durante esta pandemia”, acotó José Araujo, presidente JAC barrio Don Alberto.

“Yo sé que estamos más confinados en la casa y utilizamos más aires y abanicos, pero hay personas que sólo tienen abanicos y les está llegando muy alto el recibibo. Muy costosos los recibos, en vez de repartir todo el tiempo mercado deberán bajar esos servicios y los que andan con el día a día sin poder trabajar y sin nada”, dijo Emilia Gutiérrez, veedora comunitaria Valledupar.

‘Ape’ Cuello lideró debate a favor de la comunidad

‘Ape’ Cuello

Sin pelos en la lengua, a través de un debate que lideró el representante Ape Cuello en la Comisión Sexta de la Cámara, este puso sobre la mesa la problemática detrás de los altos precios de energía en el departamento del Cesar.

“Nos señalan que prendemos los aires acondicionados y que nuestros refrigeradores consumen más; en plena pandemia el consumo disminuyó el 7%, en los sectores comerciales de Colombia el consumo disminuyó el 28%, entonces cómo ‘carajos’ si en la costa atlántica estamos consumiendo el 7% menos, el recibo nos llega con un 25% de incremento en la tarifa, algo tienen que estar pasando. Las tarifas deberían responder a un mejoramiento de la calidad del servicio, pero cómo si la calidad empeora el aumento es del 25%.

Desde el 2014, el funcionario de la cámara ha ejercido presión para que la empresa de servicio de energía Electricaribe, que opera en todo el Caribe, cese sus funciones por los atropellos que continuamente ejerce la entidad a través de los altos costos y su pésimo servicio.

Sin embargo, el gobierno ha instalara prontamente el ingreso de EPM como el nuevo operados en la región para la prestación de dicho servicio. Ciudadanos han subestimado el papel del que será el nuevo prestador, remontándolo a algo peor que Electricaribe. Los usuarios exigen soluciones oportunas ante la situación que atraviesan con los servicios públicos durante la pandemia por Covid-19.

Algunas de las opiniones en twitter

publicidad

publicidad