publicidad

publicidad

Emisión presidencial pro Covid-19, un desgaste y populismo mediático

Por: Julie Paola Palma Arazo

Como una estrategia política, expertos analistas, catalogan el espacio televisivo utilizado por presidencia de la república desde el pasado 24 marzo, con su programa “Prevención Acción,” a causa de la contingencia por el Covid 19.

Desde el salón del Consejo de Ministros, en la Casa de Nariño, el primer mandatario logró con su programa mantener a la ciudadanía expectante e informada sobre cifras de contagios, fallecidos, recuperados, divulgó gestiones para sobrellevar la emergencia, entre ellas, el cierre de fronteras aéreas y terrestres, la suspensión de clases presenciales; Prohibición de aglomeraciones, alivios y créditos, así como recursos para el sistema de salud.

También se observaron entrevistas, diálogos con expertos y científicos en salud y otras materias, obteniendo gracias a estas acciones, un rating de 3,4 puntos.  La firma guarumo demostró la favorabilidad del mandatario en un 62%, recuperó su posición y construyó ante la ciudadanía una nueva óptica de su gobierno.

Con el pasar de los meses, este espacio de lunes a viernes se ha vuelto monótono, perdiendo relevancia, mostrando una cifra de aprobación en octubre del año anterior del 31% y el 61 de desaprobación. Expertos en comunicación y marketing político opinan que fue una idea acertada y positiva al principio, hoy no es más que una actividad publicitaria permanente, discursos retóricos sin un impacto favorable para su imagen, demostrando un interés en figurar y su rol de presentador, sólo se observan anuncios del acontecer diario, haciendo un uso abusivo de los canales y medios de comunicación, sin generar un impacto real, acorde con la situación que vive el país.

Las críticas y opiniones de congresistas, población en general y bancadas contrarias, no se hicieron esperar, aludiendo que no hay medidas claras ni objetivas para la trasmisión del programa, no es un programa de información sino un magazín “una hora de dispersión y confusión, y que los televidentes tienden a quedar confundidos y aburridos”. Se extrañan las ruedas de prensa, las entrevistas, la interlocución con otras personas, lo que obstruye el derecho a la réplica.

La trasmisión de este programa sigue siendo un desgaste económico, atenta sobre la economía de los ciudadanos, a la fecha la posibilidad de suspender la transmisión es nula, y el derroche de recursos públicos es imposible evitarlo, puesto que el contrato se proyectó a dos años, siendo su primer objetivo mejorar la imagen del mandatario, logrando todo lo contrario.

Sin duda, la televisión es el medio de comunicación masivo más eficaz, utilizado por el poder político para ganar audiencias y seguidores, llegando a producir una» democracia ‘celebrity’, competiendo en audiencias con grandes cadenas y sus programas estrella. Esta práctica heredada del vecino país Venezuela, implementada inicialmente por Hugo Chávez por un periodo de 13 años con su programa ‘Aló presidente’ antes de su deceso, también fue adoptado por Brasil, Bolivia, Argentina, Chile, Paraguay, en formatos diferentes según sus necesidades y objetivos.

 

 

publicidad

publicidad