publicidad

publicidad

En UCI se encuentra la red pública hospitalaria del Cesar

Tal parece que la red hospitalaria del Cesar quedará intervenida por la Superintendencia de Salud, porque la negligencia de los gerentes y la falta de control de las autoridades departamentales se los está llevado; así sufren los cesarenses por los servicios médicos.

Aguachica, dos y ninguno sirve

Mientras el gobernador anuncia recursos por más $3.488 millones para el Hospital Regional José David Padilla Villafañe en pavimento con concreto rígido, alumbrado público y plazoleta con mobiliarios en su exterior, este por dentro se raja en servicios y mala atención cuando recibe pacientes de tres departamentos, Cesar, Bolívar y Magdalena. Y en peores condiciones está el Hospital Local de Aguachica, prueba de la crisis que sostienen estas entidades son tres víctimas menores de edad fallecidos la semana pasada: Kerin Andrés Quintero Rinaldy de 5 años por un dolor abdominal, Deimer Contreras Serrano de 12 años por intoxicación y Dylan Stewart Godoy de 9 años por dengue.

«Me lo dejaron morir», son los gritos la madre de uno de los niños fallecidos al ver que la vida de su hijo a tan corta edad quedó en el paseo de la muerte cuando era trasladado en ambulancia de un hospital a otro. Los enfermos demoran entre 3 y hasta 5 horas en el área de urgencias para ser valorados y trasladadas para su atendida por los convenios de EPS, además del pésimo servicio en la asignación de citas donde realizan más de 100 llamadas al call center y nadie responde, como denunció Liliana Manosalva. Por su parte, Katherine Cardozo, coordinadora del Área de citas del Hospital local no niega el colapso y asegura que hay ciertas prioridades en adulto mayor y menores de 8 años, y asignan 60 citas diarias.

Empleados del Hospital Local de Aguachica denuncian que la cooperativa Pmeyas, que hace la subcontratación del personal, les debe más de 5 meses de salario, sin obtener respuesta alguna por parte de sus directivas para la cancelación de sus honorarios.

No cabe dudas y lo confirma la comunidad que estos hospitales vienen siendo administrados por las familias Cruz y La Peña, políticos de la región que ponen gerentes nefastos y contratan cooperativas que han venido desangrando lo que queda de estas entidades.

En Paro el Hospital de Tamalameque

En esta E.S.E la crisis tocó fondo y empleados decidieron irse a cese de actividades desde el 26 de enero hasta no lograr acuerdos y soluciones, están cansados de denuncian la falta de insumos médicos, no tienen ni sueros para aplicar, ni sus pagos por 15 meses de salarios, no hay ambulancias. Con corte del 30 de septiembre, los pasivos del Hospital de Tamalameque ascienden a $5.109 millones, de los cuales $1.600 son de pasivos laborales, y las EPS le adeudan más de 1.500 millones.

Yajaira Montesinos

«El Hospital debe más de $10.000 millones, se requiere que llegue el recurso comprometido por la gobernación del Cesar», aseguró la concejal de Tamalameque, Yajaira Montesinos; y cada vez que los trabajadores alzan su voz y cierran las puertas aparece el Gobierno del Cesar diciendo que aportará recursos para saneamiento fiscal y financiero que requieren las ESE de Tamalameque y Pelaya.

La diputada Claudia Margarita Zuleta no calló frente a esto e indicó que “esta crisis no es más que falta y carencia de una política de atención a la red hospitalaria, han sido sordos, han ignorado esta realidad, y de los 28 hospitales públicos del Cesar, cuatro están bajo el gobierno departamental donde dos ya fueron intervenidos, el Rosario Pumarejo y el de Chiriguaná, el Idreec ad portas de una posible liquidación y el José David Padilla Villafañe por el mismo camino. Lamentablemente, no hay gestión, no hay esfuerzos por salvarlos”.

publicidad

publicidad