publicidad

publicidad

ES DIFÍCIL CAMINAR POR El CAMINO ANGOSTO

Por: Jesús Ochoa.

A veces pasamos por ciertas circunstancias que nos desaniman, y nos llevan muchas veces a pensar: tira todo a la basura, no serás capaz, no vas a salir de esta, eres un perdedor, abandona ese proyecto, nunca tendrás una familia, nunca pagarás tus deudas, etc; pensamientos que muchas veces estancan ciertas áreas de nuestras vidas, la física y la espiritual.

A veces también vivimos anclados al pasado, a nuestros errores, a nuestros miedos y a nuestros fracasos, y todas estas situaciones no nos dejan avanzar, lo cual nos llevan a vivir en el camino ANCHO, que es un mundo de desorden, de conformismo, de vicios, de placeres, de ansiedad, de depresión, de hacer lo que me parezca, es una vida vacía, sin dirección y sin propósito.

Mientras que caminar por el camino angosto requiere de sacrificio, disciplina y constancia; camino que pocos están dispuestos a tomar, ya que en esta ruta pasarás por dolor, angustias, miedos, fracasos, criticas, te cerrarán muchas puertas, madrugarás, trasnocharás, llorarás, es un camino que duele, pero es un dolor pasajero, lo digo por mi experiencia personal, (ya que estoy en esta ruta), pero todas estas adversidades sé que tendrán una recompensa al momento de llegar a la meta, EL ÉXITO. Cuando hablo de éxito no me refiero solamente al éxito material, me refiero a un éxito más importante que es el éxito en Dios (el espiritual) que a la final es el más importante, ya que lo material es efímero (pasará) pero el éxito en Dios durará para siempre, lo material se quedará en la tierra y no sabemos qué fin tendrá, nuestra mirada debe estar puesta en lo celestial, en la vida eterna que tendremos con nuestro SEÑOR.

La clave está en la Fé que tengamos, de pensar que ya está resuelta esa situación y que Dios tiene el control de nuestras vidas, por eso siempre ten presente este versículo que está en filipenses 4:13, todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Ánimo, mira siempre hacia delante, recuerda que Dios te ama, que eres valioso y que viniste al mundo con un propósito, lo cual lo encontrarás en oración y leyendo su palabra. Bendiciones.

 

publicidad

publicidad