publicidad

publicidad

Estos son los alcaldes a quienes la revocatoria les quita el sueño

Que en el departamento del Cesar hoy existan seis iniciativas de revocatorias no es una sorpresa, pues en algunos municipios sus mandatarios han querido manejar la administración como si fueran las fincas y el pueblo sus peones. No obstante, también es cierto que, en muchas de las iniciativas, las personas que están detrás de estas no son tan pulcras, y que si bien es cierto están ejerciendo su derecho, también hay que decirlo sin tapujos que no lo hacen por el beneficio de la población, sino en busca de intereses muy particulares.

Hoy el negocio de las revocatorias pasó de las escalas territoriales, al orden nacional, lo que se conocería como un filtro para que no toda iniciativa caprichosa de revocatoria se lleve a cabo, puede terminar siendo un verdadero negocio, pues hoy, antes de que sea el pueblo a través de la firma que diga si quiere o no que el mandatario de turno salga o continúe en el cargo, es el Consejo Nacional Electoral, a través de un magistrado, el que después de escuchar las dos partes decide si la revocatoria sigue con  la recolección de firmas.

Los municipios hoy en problemas son, San Alberto, en el sur del departamento del Cesar, su alcalde es Carlos Ríos, quien derrotó en le urnas la maquinaria, pero su gobierno aún no despega, pues además de tener un primer año vestido de pandemia, el alcalde ha estado más al pendiente de los ataques de la oposición que de realizar una buena administración, además el Concejo del municipio no le copia. Se dice en los corrillos del pueblo que eso se debe a que Ríos no ‘reparte la mermelada’ como lo hacían los administradores anteriores y por ello el palo en la rueda. Pero si bien es cierto el alcalde no lo respalda la buena gestión, el hombre que adelanta la revocatoria de nombre Luis Dalmiro Torres, no goza de los mejores antecedentes, pues torres sería el mismo que presionó a los dos alcaldes anteriores, a través de una serie de denuncia para después lucrarse él y familiares cercanos a través de contratos, no sería el único detrás de la derogatoria pues líderes políticos que habrían perdido en las urnas también estarían liderando este proceso.

En Aguachica, donde también se adelanta un proceso de revocatoria y es el que va más adelantado, el alcalde a revocar es Robinson Manosalva, el hombre pasó de ser el líder que les pedía trasparencia a los mandatarios de turno cuando estuvo como veedor ciudadano de la población, a ser juzgado por el mismo pueblo por estar su administración inmersa en una ola de corrupción. En ese municipio ya el Consejo Nacional Electoral realizó la audiencia para definir si va o no va, se espera que en los próximos días se conozco el veredicto final.

Otro alcalde que está listo esperando la citación para la audiencia del Consejo Nacional es el del municipio de El Copey, Francisco Meza, ha sido uno de los alcaldes que estaría gobernando el municipio como su finca personal, las razones para su revocatoria, al parecer, estarían de sobras y así lo demostraría el líder de esta iniciativa Andrés Núñez el día que fije la fecha el Consejo Nacional Electoral para escuchar las razones para querer sacar a este personaje de la alcaldía.

En el tintero, pero no menos importante, se cocinan los procesos de revocatoria del alcalde Andry Aragón en el municipio de El Paso, allí un ex aspirante a la alcaldía sería el gestor de la iniciativa, en esta población el alcalde tampoco tenía muchos argumentos para impedir que dicho proceso avance hasta la recolección de firmas que es casi el último paso para sacarlo del poder. En Valledupar, la revocatoria en contra de Mello Castro está casi en su recta final, mientras que en Bosconia a paso lento pero seguro se cocina la de Edulfo Villar, que hace parte de los alcaldes fantasmas del departamento.

publicidad

publicidad