publicidad

publicidad

Exgerente de Aguas de Cesar a responder ante la Fiscalía

La Fiscalía General de la Nación, a través de la Seccional Cesar, presentó ante un juez de control de garantías a la exgerente de la Empresa Aguas del Cesar, Ledys Paulina Nieves Miranda, como presunta responsable de las irregularidades detectadas en el contrato de construcción de un pozo de aguas subterráneas en El Paso.

El 7 de febrero de 2014, la exfuncionaria suscribió el contrato 010 que, además del pozo #7, contempló distintas adecuaciones para impulsar agua hacia el acueducto municipal. El citado contrato fue celebrado por un valor total de $1.690 millones de pesos y definió nueve meses para su ejecución; sin embargo, han pasado siete años y no han terminado las obras.

Estado actual de la construcción de un pozo de aguas subterráneas en El Paso, Cesar, contrato por $1.690 millones de pesos

La funcionaria llega al cargo en 2012 por nombramiento del entonces Gobernador, Luis Alberto Monsalvo, y aseguró que desde la Gerencia, mejoraría la calidad de vida de los cesarenses, brindando eficientes servicios públicos de manera más oportuna, llevaría agua potable a los 19 municipios que Aguas del Cesar tenía a su cargo. Pero, desde el año 2016, la Contraloría le puso la lupa a la actuación de la exgerente y las investigaciones pusieron en evidencias supuestas anomalías en los proyectos de El Paso y Codazzi como falta de planeación, reflejada en la ausencia de permisos, licencias, estudios de suelos y otras previsiones que habrían incidido para que el proyecto no avanzara con éxito. Adicionalmente, se identificó un presunto detrimento por $247’000.000.

Le puede interesar  Le negaron la renuncia de los títulos mineros a Prodeco

En ese sentido, la Fiscalía imputó a la exgerente de la Empresa de Acueducto y Aguas de Cesar los delitos de peculado por apropiación y contrato sin cumplimiento de requisitos legales. Nieves Miranda no acepto los cargos en su contra durante en la acusación.

Un ‘elefante blanco’ en El Paso

«Ese pozo no funcionó nunca, todos los alcaldes lo están arreglando y ese lugar está así, un lote abandonado, tenemos más de 40 años con el agua sucia esperando que llegue el agua potable a El Paso» afirma habitante del municipio.

El proyecto de la construcción del pozo de aguas subterráneas y agua potable en El Paso, es la promesa de campaña de todos los alcaldes, y el elefante blanco que dejó Ledys Nieves, exgerente de la Empresa de Acueducto y Aguas de Cesar que ilusionó al pueblo y sólo dejó 4 paredes, un encierro y tubos oxidados de una millonaria contratación. Es inadmisible que un municipio minero que genera millonarias regalías tenga a más de 34,620 habitantes sin el preciado líquido, dependientes de una bomba de agua que los abastece pocos días a la semana y de los que venden canecas de agua para el consumo humano.

Le puede interesar  ¿Cómo sigue el caso de Álvaro Uribe Vélez?

 

publicidad

publicidad