publicidad

publicidad

Gerentes de hospitales que están en el ojo del huracán

Los gerentes de los hospitales públicos de Valledupar, Bosconia, Tamalameque, y el agente interventor de Chiriguaná, están en medio de una batahola a raíz de las denuncias que funcionarios con los que trabajan han hecho sobre sus administraciones. ¿Qué dicen las denuncias?

A través de una denuncia anónima enviada a la Contraloría General de la Nación, quedaron expuestas irregularidades en las que estaría incurriendo la gerente del Hospital San Juan Bosco de Bosconia. Una de ellas está relacionada con un posible fraude procesal, relacionado con certificaciones falsas de la mujer que fue nombrada por el alcalde Edulfo Villar como gerente de dicho centro médico.

Fénix Leonor Barraza Cantillo

La primera tendría que ver con certificaciones falsas para quedarse con el cargo. “Se presume un fraude procesal, teniendo en cuenta que la funcionaria Fénix Leonor Barraza Cantillo, quien el pasado 31 de marzo fue nombrada como gerente del Hospital San Juan Bosco; la suscrita presentó para el mencionado nombramiento dos certificaciones laborales, una como contratista de la Clínica Sinais Vitais, y de la Unidad Médica Susalud E.U. Estas certificaciones configuran el delito, puesto que la señora Fénix Barraza no ha ejercido como contratista de estas entidades, lo que se podrá evidenciar en la carencia de los supuestos pagos por servicios prestados”, dice en sus apartes la denuncia que ya está en poder de la Contraloría.

Además, denuncian que la gerente Barraza Cantillo invirtió 90 millones de pesos del presupuesto del centro médico para contratar camionetas a personas particulares.

“Prestación de servicios de transporte para el equipo de reacción inmediata para atender la emergencia sanitaria por Covid-19; equipo para la consulta externa extramural dentro del periodo de emergencia sanitaria por Covid-19, y el transporte para el apoyo del programa ampliado de inmunización PAI de la E.S.E hospital San Juan Bosco de Bosconia”, fue el objeto por el cual se realizaron los contratos, sin embargo, en los estudios previos se hace referencia a tres vehículos tipo camioneta doble cabina platón, cilindraje 2,5 y 3 CC; con aire acondicionado, 4 puertas y diésel con un valor mensual de quince millones de pesos 15 millones lo que da un total de 90 millones de pesos para 6 meses. Al parecer, dichos vehículos pertenecen a personas particulares y no están vinculados a ninguna cooperativa.

Sumado a esto, según el denunciante, la gerente Fénix Barraza habría contratado a la señora Andrea Karina Pérez para la prestación de servicios de un auxiliar como apoyo al área de laboratorio clínico de la ESE, sin que esta tenga un título para ejercer dicha labor. Además, realizó un contrato con la empresa Multiservicios Berraca Logística y Comunicaciones S.A.S, representada legalmente por Ninny Jhojana Gutiérrez Lobelo para la adquisición de medicamentos; dice la denuncia que dicha entidad no contaba con los permisos de la secretaría de Salud de su departamento del Magdalena, donde está domiciliada, para expedir medicamentos y tampoco tenía Cámara de Comercio.

Hospital San Andrés Chiriguaná

Germán Gallo

Por el lado del agente interventor del hospital de Chiriguaná, Germán Gallo, también hay graves denuncias por parte del personal que con él labora, las cuales se hicieron de manera anónima para evitar represarías posteriores.

“Mi inconformidad es porque el señor interventor, el Dr. Germán Gallo es un señor que ha llegado a acabar el hospital, él no ha llegado a mejorar. Si puso a medio funcionar el segundo nivel igual eso iba a volver. Pero no nos paga los sueldos, nos debe tres meses y media prima. Además, él hace unos pagos selectivos, a unos les paga un mes a otros les paga 45 y a otros no les paga. No es como dicen que los Arces y Gnecco iban acabar el hospital, el hospital lo va acabar es él con esa administración”, dice uno de los denunciantes.

Otra de las quejas advierte que: “tengo una inconformidad con el señor gerente, quien no paga a los trabajadores de nómina, sólo se compromete con el personal de contrato como médicos, especialistas, enfermeras, servicios generales. Fueron unos compañeros a preguntar por sus salarios y la respuesta fue que el gerente no había dado la autorización para pagar a los trabajadores de nómina, nosotros dependemos de nuestro salario. Nos deben el mes de diciembre del 2016, nos deben dotación. Metimos un derecho de petición que no tuvo respuesta”, advierte.

Al respecto, el agente interventor del hospital San Andrés, Germán Gallo, aseguró que dichas quejas se deben a que viene trabajando de la mejor manera y esto ha generado inconformismo puesto que, según indica, está acabando con la corrupción que allí había.

“Con referencia a las denuncias que han colocado los trabajadores tengo que decir que hemos atacado la corrupción y los malos manejos, y eso ha permeado los intereses personales sobre los generales. Nosotros hicimos intervención desde julio 2019 que era un puesto de salud que había desbalijado todo el parque automotor de ambulancias, no había defensa jurídica alguna, no había insumos para atención de pacientes, facturaba alrededor de 400 millones de pesos, era del primer nivel. Los costos de operación eran de 570 millones y así la radiografía del hospital. Al personal de planta le debo agosto, al personal médico agosto, al personal de especialistas julio y agosto y enfermería julio, agosto y parte de junio”.

El funcionario aclaró que no han recibido apoyo de nadie y que han estado solos en plena pandemia y que su buen trabajo se ve reflejado en el incremento de la facturación que pasó de 400 millones a más de mil 300.

Hospital Rosario Pumarejo de López

Jackeline Henríquez

Otra gerente que también ha tenido los mil y un problemas con su personal es el gerente del Rosario Pumarejo de López, quien desde que asumió el cargo ha sido señalada de masacre laboral, incumplimiento en acuerdos y de ser déspota con sus empleados.

Karen Lorena Oñate Plata, fisioterapeuta y miembro de la Mesa de Concertación del Hospital, hizo referencia al tema: “Con respecto a la gestión realizada y el trato dado por parte de la gerencia para con el personal, debo indicarle que ha habido cambios aparentemente positivos ya que al inicio de su administración su trato era despectivo, soberbio y autoritario, e incluso al inicio del cese de actividades, conforme ha avanzado el movimiento por parte de los trabajadores del Hospital contratados a través de las asociaciones sindicales para exigir nuestros derechos, el trato en las reuniones por tarde de la gerencia ha sido más ameno y ha estado dispuesta al diálogo para la solución de los conflictos, aunque a pesar de ello ha habido incumplimiento en los pactos realizados y la administración interpuso una demanda en contra de una de las asociaciones sindicales para declarar ilegal el cese de actividades, hecho el cual fue llevado a coalición en la última reunión que se tuvo con la gerencia y la mesa de concertación, dónde la gerente se comprometió a retirar dicha demanda y nativo su actitud conciliadoras con nosotros”, afirmó.

Hospital de Tamalameque

Yuri Castro

Y cerramos este grupo con el gerente del hospital de Tamalameque, quien está vez se ‘pasó de piña’ el hermano de la funcionaria que lo denunció en días anteriores por intentar agredirla. Esta vez, se fue a disparos. En un vídeo quedó registrada la denuncia Humberto Barón Suárez con el gerente del hospital Yuri Castro: “Yo pasé por la cantina ‘El Cacique’ vi a Yuri Castro con unos amigos, se me hizo fácil pedirle una disculpa por la manera en la que lo denunció mi hermana, él raciono de una manera inesperada, muchos amigos lo cogieron y me fui a otro lugar… La misma noche él llegó a mi casa mientras yo no estaba, sacó una pistola hizo unos disparos al aire y uno de esos disparos cruzó la puerta de mi casa, mi mujer como pudo la cerró, mis hijas se volaron la paredilla porque no sabían de qué se trataba. Ese tipo es un vándalo no sé por qué lo tenemos en el hospital como gerente”, dijo el hombre.

El alcalde de Tamalameque Luis Hernando Lascarro y los integrantes del Concejo del municipio en una sesión especial le pidieron que dejara el cargo, pero este argumentó que dichos problemas eran personales y nada tenían que ver con labor de gerente por lo que no iba a renunciar. Finalmente, ante la Procuraduría ya hay una queja contra Castro por sus acciones violentas.

publicidad

publicidad