publicidad

publicidad

Habitantes del sur del Cesar rajaron la gestión de sus alcaldes

El departamento del Cesar es bien conocido por su extensión de tierra, en la que existen unos municipios que, aunque parecen lejanos, tienen bastante cercanía con la ciudad de Valledupar, toda vez que gran parte de sus habitantes se la pasan en la ciudad tratando de buscar nuevas oportunidades.

Como la capital cesarense, también tienen muy cercana la ciudad de Bucaramanga, por supuesto hablamos de Aguachica, Gamarra, San Martín, San Alberto, Río de Oro, González, que también colindan con Ocaña; sin embargo, cuando tú llegas a esas tierras están claros que son cesarenses.

Lamentablemente el brazo de los gobiernos a veces no llega como debería llegar a estas regiones del sur, en donde la gran mayoría su explotación económica se basa más que todo en la ganadería, en agricultura, la piscicultura; también en los gobiernos, la principal empresa y esto hay que resaltarlo porque pasa en la mayoría de los municipios pequeños, la principal empresa terminan siendo la alcaldía y la mayoría de sus habitantes ponen sus esperanzas y sus ojos en estos alcaldes que llegan a prometer y a prometer, y muchas veces no cumplen, es el caso de lo que pasa en la mayoría de los municipios del Cesar, han llegado varios mandatarios a tratar de posesionarse, muchos a las buenas, otros a las malas, muchos buenos administradores otros no tan buenos, pero lo único que han conseguido es llenar de falacias a estos habitantes, ‘para la muestra el botón’, es que terminando su segundo año empiezan a perder por completo las esperanzas; las esperanzas que colocaron en un voto, en colocar un afiche en su casa, en poner un microperforado en un carro, en pegar una calcomanía en una bicicleta, en una moto para apoyar al gobernante de turno; sin embargo se encuentra que hoy este gobernante no les ha servido: uno, para conseguir sus empleos y tener su estabilidad laboral; dos, para desarrollar el municipio de manera socioeconómica porque a veces para el mandatario es más fácil gastarse la plata en una obra que generar proyectos productivos que le den trabajo a la gente y lo más grave de todo, ni siquiera para pavimentar una calle que tiene años sin que la vean, aun cuando estos señores llegan al poder diciendo que la va a pavimentar o que va a solucionar el problema del agua, como en el caso del alcalde de Aguachica, Robinson Manosalva,  o que va a mejorar el tema de seguridad y al final no hay ni lo uno, ni lo otro.

Fue por eso que el Semanario La Calle estuvo la semana anterior en este sector del Cesar, y hemos hecho un reporte de cada uno de sus municipios entendiendo la problemática y hablando con los líderes y los habitantes de estos municipios; y podemos concluir que casi ninguno se salva del pesimismo y la decepción que tienen estos habitantes del sur que realmente lo vemos reflejado en las críticas que hoy se muestran en este semanario. Esperemos que estos líderes tomen como punto de partida estas solicitudes que hoy le hacen en estos municipios para que de verdad se pongan a trabajar y dejen de estar faranduleando y de estarse creyendo los reyezuelos en sus pueblos.

publicidad

publicidad