publicidad

publicidad

¿Hasta cuándo el pésimo y costoso servicio de aseo en Valledupar?

La situación de Emdupar finalizando el 2021 distrajo y mantuvo en silencio a los valduparenses frente al pésimo servicio de aseo en la ciudad y las tarifas elevadas durante los últimos años, situación que estalló y ojalá el 2022 sea el año para la búsqueda de soluciones a este problema, ¿De quién es la culpa?

Lidiar con pilas de basuras y olores desagradables en el municipio de Valledupar es cada vez más insostenible, tanto así que el abuso ya es un ‘descaro’, hoy la empresa Aseo del Norte S.A.S cobra tarifa por estratificación social, la factura generada por Afinia en su respaldo indica que un hogar estrato 1 con frecuencia de dos barridos por semana y tres recolecciones paga una tarifa media de $39.680 y un costo fijo de $18.508 pesos, comparado con una vivienda estrato 3 y 4 donde la tarifa media es de $42.338 pesos cuando el costo fijo de aseo es de $25.000 mil pesos, lo cierto es que la población vallenata no entiende porqué paga tanto dinero por el servicio de aseo cuando en muchos casos no ven al camión recolector o los ‘escobitas’ por su comuna, además que este valor llega al lado del servicio de energía e impuesto de alumbrado público, lo que hace del valor total algo impagable en la economía de una familia.

Hoy son más de 30 los puntos críticos que se han convertido en basureros a cielo abierto en Valledupar, entre ellos, la Avenida Emiliano Zuleta Baquero, la carrera 41 frente a la invasión Brisas de La Popa, los alrededores del Estadio Armando Maestre, Cancha Las Flores, Río Guatapurí, aeropuerto Alfonso López Pumarejo, Mercado Público, Centro Histórico, Galería Popular y otros lotes que son lugares de depósito de las podas de árboles por parte de los ‘carromuleros’ cuya ganancia de su actividad está en deshacerse de la carga lo más rápido posible.

Este malestar general fue denunciado por el congresista y candidato Alfredo ‘Ape’ Cuello a través de un video publicado en sus redes sociales, hecho que tuvo eco y se convirtió en tendencia, tanto así que llegó a oídos del gerente Mauricio Muriel Escobar, un hombre que le huye a los medios pero que se vio obligado a pronunciarse el día 20 de enero en un comunicado expreso y directo a ‘Ape’ Cuello.

En el video filmado entre las montañas de basura sobre el bulevar de la Avenida Emiliano Zuleta Baquero o más conocida como ‘La 27’, Ape Cuello afirma: “miren este desorden, señores de Interaseo, o limpian, o los limpiamos”, y en entrevistas anteriores a este hecho, ya se conocía fecha de una guerra anunciada, “lo digo con decisión que se aliste Interaseo porque a partir del 14 de marzo la guerra queda declarada, voy por ustedes”, dijo Ape. Efectivamente la guerra por ponerle ‘tatequieto’ a estos abusos con el pueblo vallenato comenzó y el gerente Mauricio Muriel le respondió:

Culpan a los carromuleros de la contaminación pero no prospera la reconversión laboral.

“Por momentos su discurso es contradictorio porque indica la problemática, que es la actividad informal de residuos por parte de carromuleros y carretilleros en el territorio; pero en el mismo sentido insta a la compañía de aseo a hacer su trabajo”. Si bien es cierto este problema tiene otras aristas que involucran a la institucionalidad municipal y siempre ha sido el debate donde todos culpan y nadie soluciona.

Seguidamente, dice el comunicado: “Frente a esto último es importante precisarle al respetado político, que la empresa cumple a cabalidad con todas sus obligaciones contractuales y va mucho más allá, haciendo limpiezas permanentes en los llamados puntos críticos de la ciudad y realizando campañas de sensibilización a la ciudadanía. Cabe resaltar que la competencia de desescalar y eliminar dichos puntos críticos es de la Autoridad local y policiva, de acuerdo con la normatividad legal en materia de aseo público”, lo cierto es que la suciedad de Valledupar radica en que no hay una escombrera municipal en funcionamiento, el relleno sanitario Los Corazones ubicado a 7 km de Valledupar es de uso exclusivo de Aseo del Norte, el alcalde duerme el sueño de los justos frente al tema, la reconversión laboral le ha quedado grande a las ultimas administraciones, los asentamientos subnormales también producen basura y necesitan recolección; y por último, los servicios especiales de Aseo del Norte cuestan un ‘ojo de la cara’.

Aseo del Norte incumple, pero cobra

Esta es la factura de un hogar estrato 3, aseo, energía y alumbrado público se convierten en un valor impagable.

Mientras el directivo de la concesionaria de aseo asegura que ha venido trabajando en pedagogía social, los resultados no se ven; y finalizan dicho comunicado argumentando que “la empresa no tiene competencias coercitivas ni sancionatorias”. El problema además de ser de forma es de fondo, según la Ley 142 de 1994, «El servicio de recolección municipal de residuos principalmente sólidos, tiene otras obligaciones complementarias de transporte, tratamiento, aprovechamiento y disposición final de tales residuos”. Igualmente incluye, corte de césped y poda de árboles ubicados en las vías y áreas públicas; de lavado de estas áreas, transferencia, tratamiento y aprovechamiento. Asimismo, en otro aparte de la ley asegura que es obligación de quienes presten servicios públicos, invertir en el mantenimiento y recuperación del bien público explotado a través de contratos de concesión.

También, la empresa debe garantizar atención oportuna en peticiones, quejas y recursos a los usuarios y/o suscriptores, otro de los problemas que sufren los valduparenses al no contar con unas oficinas centrales sino ubicadas en lo profundo del barrio 25 de diciembre. Ante todos los aspectos mencionados que solo se ven en toneladas de basura en las calles de la capital mundial del vallenato, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios ni por enterada.

La Mesa de Usuarios y la Liga de Usuarios de los servicios públicos Domiciliarios del Cesar han organizado foros para exponer la situación, pero “ni gerente, ni delegados se presentan dilatando la situación, ellos siguen promediando y elevando la tarifa de una manera irregular “, asegura Aníbal Barros, miembro de la mesa.

¡A Corpocesar hay que avisarle donde están los problemas ambientales!

Otra institución que lleva del bulto en esta problemática es Corpocesar, parece no tener supervisores ni director, dado que, si la comunidad a través de redes sociales y de algunos medios de comunicación no denuncian su negligencia ante emergencias ambientales, ellos no se mueven. Así ocurrió con el balneario El Rincón de Valledupar, “como es posible que al lado de la planta de Emdupar vaya a estar un basurero, eso es falta de tener el personal idóneo y mayor gestión, vengo haciendo denuncias públicas y así es como logré que entre todos vamos a limpiar este lugar”, indicó César Ahumada, edil de la comuna 5.

También deben ocuparse de la contaminación en la margen derecha del Río Guatapurí y otros focos críticos de la ciudad donde hace falta mayor trabajo de Aseo del Norte, la Secretaría de Desarrollo Económico y Ambiente de Valledupar y la Policía Ambiental, buscando las maneras de contrarrestar esta problemática y no haciendo caso omiso a ella., buscando las maneras de contrarrestar esta problemática y no haciendo caso omiso a ella.

 

publicidad

publicidad