publicidad

publicidad

Hay un hospital del Cesar que se muere en los brazos de la Supersalud

Desde que el Hospital San Andrés de Chiriguaná fue intervenido para supuestamente ‘salvarlo’, no ha dado para alzar cabeza; al contrario, su descenso ha sido imposible de detener. ¿Quiénes son los culpables? Aquí hay mucha tela por cortar.

El declive del Hospital San Andrés de Chiriguaná empezó en el año 2011, cuando se suponía llegaría a su mejor momento, para ese entonces el exgobernador Cristian Moreno Panezo adquirió equipos de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por un costo superior a los 2 mil millones de pesos, recursos que salieron del Sistema General de Regalías; sin embargo, su administración terminó y su sucesor debía seguir con la tarea; la cual era entregar oficialmente estas unidades a esta entidad hospitalaria.

Llegó el siguiente gobierno, en cabeza de Luis Alberto Monsalvo, quien al parecer por celos políticos guardó por cuatro años las camas UCI y los equipos, entre esos el tomógrafo, por cuatro años, por supuesto, esto llevó a que dicho escenario fracasara en la venta de servicios que venía ofreciendo siendo referencia y contrareferencia de municipios como Curumaní, Pailitas, La Jagua de Ibirico, entre otros.

Esta situación desencadenó que el ser catalogado como uno de los hospitales de segundo nivel quedara sin piso, por lo que como otros pasó a ser de primer nivel. En el año 2016 inició el gobierno de Franco Ovalle, quien terminó donando a este hospital los equipos adquiridos en el año 2011, luego de un proceso de revisión que arrojó que, a pesar de haber sido archivados, aún presentaban un buen estado.

Otra parte de la historia

En el año 2016, el entonces Contralor Edgardo Maya Villazón denunció graves irregularidades en la ejecución de recursos del Ministerio de Salud y Protección Social en el Hospital Regional San Andrés de Chiriguaná, y solicitó al ministro de Salud y Protección Social de la época, Alejandro Gaviria, tomar las medidas del caso, y al Superintendente Nacional de Salud, Norman Julio Muñoz, evaluar la intervención.

Para entonces, la Contraloría General de la República detectó un posible sobrecosto de 209 millones en la adquisición de equipos para este centro asistencial y, además, se ha producido un lucro cesante por elementos médicos sin usar que costaron más de 2 mil 590 millones.  Este último resultó de una denuncia ciudadana; el Gerente Departamental de la época, Jaime Celedón Sánchez revisó la ejecución del contrato de comodato No. 2012-02-1080 suscrito por el departamento del Cesar con el Hospital Regional San Andrés de Chiriguaná, cuyo objeto era la entrega en calidad de comodato o préstamo de uso de elementos médicos, por valor de 2.590 millones, con un plazo de ejecución de cuatro años; sin embargo en mayo de 2016, dichos equipos no se habían habilitado para el servicio de la E.S.E., constituyéndose en un lucro cesante de infraestructura y dotación para la institución.

La intervención

En el año 2019 la Superintendencia de Salud determinó intervenir el hospital, manifestando diversas razones, entre esas: baja ocupación de los servicios asistenciales, deterioro en algunas áreas de la infraestructura, aumento de los pasivos, deudas con funcionarios, contratistas y proveedores y cierre progresivo de servicios. Decisión que se supone sería por un año, ya han transcurrido tres y un cambio de gerente interventor y del avance de esta entidad no ha habido nada.

La muestra fehaciente es que es que un año después que el gobernador Luis Alberto Monsalvo se metiera la mano al dril con una inversión de 1.500 millones de pesos, más los 2.500 millones del Ministerio de Salud, para fortalecer la atención y servicio de salud pública para pacientes críticos y población vulnerable de este municipio, hoy este hospital sigue intervenido, lo peor, por un nuevo funcionario enviado desde el Ministerio de Salud, a raíz de que el primero no dio la talla.

Hoy el Hospital San Andrés se está convirtiendo en un escenario de fuga de dinero, donde invierten millonarios recursos para reanimarlo sin lograr que este salga de Uci.

publicidad

publicidad