publicidad

publicidad

¿Juancho Rois perdió por envidia, por una mala canción o por su cajero?

Quienes han vivido de cerca las diferentes versiones del Festival Vallenato aún recuerdan la del año 1991 cuando Juan Humberto Rois ‘Juancho’ se presentó para disputar la corona del Rey Vallenato.

Para ese entonces el ‘fuete’ como también era conocido, estaba en su mejor momento, era el acordeonero de Diomedes Díaz y el respeto y admiración que despertaba en su público era inigualable.

Para la fanaticada y el pueblo vallenato no había duda de quién sería el merecedor de dicha corona, pues ‘Juancho’ era el mejor de los que estaban en esa competencia, pero surgió un hecho inesperado para el público vallenato y para los mismos participantes, cuando quien se coronó como Rey Vallenato fue Julián Rojas, prácticamente un aparecido, dejando a Rois en un segundo lugar.

Esta situación que desató inconformidad en el público vallenato donde muchos afirmaron que le habían robado el título a ‘Juancho’, que era injusto, entre muchas cosas más y desde ahí, a la fecha, cuando se revive el episodio por cuenta de la novela sobre la vida del ‘Cacique de la Junta’ Diomedes Díaz, aún muchos creen que la corona de Rey Vallenato se la robaron a Juancho.

No lo dejaron ganar

Celso Guerra, conocedor del folclor vallenato entregó su versión sobre lo que llevó a que ‘El Fuete’ quedara en un segundo lugar.

“A Juancho Rois le tocaron unos acordeoneros de jurado, como Emiliano Zuleta, Beto Villa y tal parece, entre ellos se generó ciertos aires de envidia, porque se decía que si Juancho Rois se coronaba Rey se desmontaban esos acordeoneros. Para mi concepto fue el ganador, Juancho Rois tocó su música, su estilo, mientras que Julián Rojas cogió la música de los otros, como hacen todos y la tocó, la mayoría de los acordeoneros que se suben a la tarima ‘Francisco El Hombre’, que se suben a participar en el Festival de La Leyenda Vallenata tocan como Luis Alberto Martínez, al salirse ‘Juancho’ de ese estilo dijeron que no estaba tocando vallenato y la verdad, él tocó el mejor vallenato, él fue la diferencia, pero los jurados a pesar de la maestría de Rey, no quisieron que ‘Juancho’ fuera Rey, lo colocaron como perdedor”, dijo.

Por su parte Julián Rojas, quien era amigo cercano de ‘El Fuete’ y para ese entonces fue contendor y le quitó el título a Rois a un pelo de ser ganador, asevera que fue algo que él tampoco se esperaba.
“Ensayábamos juntos, él primero y luego yo, yo estaba pendiente ahí, que todo estuviera bien, pero jamás pasó por mi mente y te lo juro por lo más sagrado, que nunca me imaginé, ni se me pasó por la cabeza, que yo fuera a ganar ese Festival Vallenato; yo tenía convencimiento de que el ganador era ‘Juancho’ Rois y eso estaba totalmente claro, y de igual manera lo respetaba”, le expresó Rojas a la Esquina Caliente.

“Para mi mirar a Juancho Rois era ver a Alfredo Gutiérrez, Israel Romero, grandes maestros que uno admira, se maravilla uno de escuchar, para mí era igual con él, la admiración, el respeto y la distancia”, afirma el artista que logró coronarse como Rey Vallenato, esa noche.

Así empieza la historia

Como un golpe de suerte se puede describir el hecho de que Julián Rojas se coronara como Rey Vallenato en la versión número XXIV del Festival Vallenato, pues como él mismo lo describe, entre sus planes no estaba ni se le pasó por su mente participar, siendo el mismo ‘Juancho’ quien colocara su competencia, sin creer que esa misma lo vencería.

“De los tantos días en que nos reuníamos para cocinar juntos, porque él y yo teníamos una bonita amistad, me dijo: ‘Yuliano, como me llamaba, me voy a presentar para el Festival Vallenato, te tengo esa noticia y te voy a invitar a Valledupar para que me acompañei, porque me voy a ganar el Festival y yo le dije ‘nombe’ Juancho, yo no tengo un peso para ir por allá, con qué voy a comprar tiquetes y pagar estadía, él me dijo no te preocupei, que yo soy el que te estoy invitando y si yo soy el que te está invitando tu no vas a tener problema de nada y yo le decía que no, Juancho insistió tanto que le dije vamos y ese hombre me ha comprado el tiquete Bogotá Valledupar – Valledupar Bogotá sin fecha limite, porque en ese tiempo era diferente”, afirmó Julián Rojas.

Los preparativos

“Nos íbamos a ensayar a la casa de Rodolfo Castilla, allá en el barrio Los Músicos y el ensayaba y me preguntaba que cómo me había parecido y así, la piedra angular estuvo en el paseo, él pasa todas las rondas tocando paseos vallenatos, entonces en un ensayo él soltó el acordeón, comenzó a refrescarse con una toalla y a tomar agua, yo cogí el acordeón y comencé a tocar con Rodolfo Castilla y el ‘Papi Díaz’, cuando ‘Juancho’ escuchó tocar el vallenato, se le metió la vaina que yo tenía que concursar en el Festival, Yuliano te voy a decí una vaina, te tenei que presenta, porque podei queda de algo, y yo le dije no, yo no vine aquí a competir y menos a competir contigo, ese triunfo es tuyo y eso no te lo quita nadie y yo no voy a perder el tiempo ahí, yo vine fue a colaborarte a ti, así que déjate de locura, pero él insistió y me mandó a inscribir, pero yo no quería salir y él decía preséntate, que así sea que quedei de un tercero o un segundo te van a conocer, hasta que me convenció y yo le dije, ¿aja y ahora con qué acordeón me voy a presentar?, y él me dijo aja y mis acordeones, ¿no son los tuyos también?, ese hombre era una calidad de ser humano, de lo más impresionante”, describe Rojas.

Lucero Espiritual, su perdición

“Los dos éramos JR, Juancho Rois, Julián Rojas, ‘JURO’ las iniciales de los dos, pero él venía primero, cuando Juancho toca Lucero Espiritual a mí se me viene todo al piso, fue la sorpresa más grande, un golpe tremendo, comencé a comentar con los músicos míos, ¿qué pasó aquí?, si él tenía una contra, un estanquillo, ¿por qué ese tema netamente bajero, rivereño y del Magdalena?, es una obra muy linda, pero no es apta para un Festival Vallenato, ahí estuvo el error, si Juancho toca el estanquillo, hubiera ganado, otra falla fue que Rodolfo Castilla se para con la caja, la agarró con una mano y con la otra tocó y eso está terminantemente prohibido, que un cajero se levante, ahí fue cuando ‘Juancho’ Rois perdió el Festiva Vallenato, algo inesperado y que nunca me imaginé”, acotó Rojas.

Por su lado Jaime Pérez Parodi, ‘La Biblia del Vallenato, quien también estuvo presente en ese evento, concuerda con Julián al decir que la falla estuvo en el tema que interpretó ‘Juancho’. “como estaba pegado ese tema de Juancho Polo con Diomedes, lo metió y le hizo los mismos arreglos que se hacen a nivel de caseta y había un jurado que era muy eficiente, gente que sabía mucho y lo eliminaron, Julián Rojas convenció a todo el mundo”, afirmó Parodi.

El triunfo de ‘Juancho’ era algo de lo que muchos estaban convencidos, hasta el punto que ya habían inversiones hechas con un título que al final ‘Juancho’ no logró.

“El trabajo discográfico titulado Mi vida musical de Diomedes con Juancho se llamaba el Cacique y El Rey, la Sony Music estaba convencida que Juancho era el ganador, al igual que yo, y todo el mundo y alcanzaron a imprimir miles de carátulas y todo eso lo perdió la casa disquera”, narró Julián Rojas.

Un mal consejo también influyó

Otro de los motivos que ayudaron a la derrota de Rois fue una ‘jugada maestra’ de un amigo que mal aconsejándolo lo hizo cambiar de repertorio, “yo le pregunto que por qué toca ese tema y él me dice que era un tema que venía incluido en el nuevo cd con Diomedes, pero lo que pasó realmente fue que alguien muy cercano a él y que no puedo mencionar, le dijo que cambiara el repertorio, le sugirió que tocara esa canción, yo no me di cuenta, ni mucho menos me dijo, porque donde él me dice eso, yo enseguida desbarato esa idea, porque yo a él le debía fidelidad y lealtad como amigo”, dijo Julián Rojas.

Siempre amigos

A pesar de que Julián tenía motivos suficientes para celebrar, ya que había logrado algo que no esperaba y por lo que no había llegado a Valledupar, su amistad y respeto con ‘El Fuete’ le impedían celebrar efusivamente semejante éxito.

“No tuve alegría de festejo, fueron momentos horribles, de mucha angustia, un choque psicológico, sí había ganado pero no estaba feliz y eso es algo que la gente no entiende, yo he sobrevivido en el folclor gracias a la misericordia de Dios y a estos grandes baluartes, porque ‘Juancho’ se sacrificó por mí y hay gente que habla, hace señalamientos, pero nadie sabe lo que me tocó sufrir, esa noche todo el mundo lo dejó solo y yo me quedé con él, porque yo había venido con él, lloramos juntos, hablamos, fue muy triste y siempre he respetado su grandeza y su legado, porque él fue el gran maestro del acordeón”.

Deja una respuesta

publicidad

publicidad