publicidad

publicidad

¿La contralora de Valledupar está inhabilitada?

Tal parece que la historia se repite, puesto que el Concejo de Valledupar, muy seguramente, se verá inmerso en procesos jurídicos por la elección de Mari Flor Teherán Puello como la nueva contralora de la ciudad. Hay voces que aseguran que el proceso tuvo irregularidades y que la hoy contralora no tendría el perfil para ocupar dicho cargo. Además de ello, muchos se preguntan ¿de dónde salió Mari Flor que logró que la coalición del Concejo le diera visto bueno?, ¿quién es el padrino político que la ungió para llevarla a este importante cargo?… La Calle tiene todos los detalles.

En un acalorado ambiente en el recinto del Concejo de Valledupar se llevó a cabo, el pasado 8 de enero, el proceso de elección del Contralor Municipal para el periodo 2020-2021. De los 19 concejales, 12 votaron a favor de la abogada Mari Flor Teherán Puello, como la nueva jefa de la entidad de control fiscal en esta capital.

Mientras que los otros aspirantes, como lo fueron Baldomero Ascanio, obtuvo tres votos y Edwin Girón, recibió el apoyo de un concejal. Entre tanto, los concejales Rodrígo Álvarez, Eudes Orozco, Mariam Muvdi, se inclinaron por el voto en blanco, aduciendo que había vacíos jurídicos en la selección de la terna.

“A la experiencia laboral declarada y soportada por Mari Flor Teherán, presuntamente, no cumpliría con los requisitos para ostentar el cargo como lo exige la Ley 42 de 1993 en su artículo 68, esto no me dio a mi claridad sobre el tema. Frente al señor Baldomero, tiene una hoja de vida intachable y sobresaliente, pero me impide éticamente votar, y, finalmente, el doctor Girón está ocupando el cargo de Procurador encargado, lo cual me deja una incertidumbre, por ende, mi voto es blanco”, dijo el concejal Rodríguez Álvarez.

Al final, los concejales que votaron a favor de Mari Flor Teherán Puello fueron: Manuel Gutiérrez Pretel, Ronald Castillejo, Julio Julio Peralta, Guido Castilla, Jorge Daza Lobo, Manolo Fernández, César Maestre, Joserth Gómez, José Eduardo Gnecco, Luis Fernando Quintero, Jorge Luis Arzuaga y Pedro Manuel Loperena.

Tensión en el recinto

En medio de polémicas y dudas por parte de varios concejales, por presuntas irregularidades entorno a la elección de la terna para la elección del Contralor Municipal de Valledupar, conformada por el administrador de empresas, Baldomero Rosado Quintero; el contralor encargado en 2019, Edwin Girón y la abogada Mari Flor Teherán, el pasado miércoles 8 de enero se llevó a cabo el proceso de elección en el recito de la corporación.

Al inicio de la sesión, la propuesta del presidente de la mesa directiva del Concejo de Valledupar, Luis Fernando Quintero, para realizar la votación de manera secreta respaldándose en lo estipulado en el Reglamento Interno de la Corporación, el cual da la alternativa de hacerlo nominal o secretamente, ‘prendió’ los ánimos de los cabildantes Wilber Hinojosa, Guido Castilla, Jorge López y Marian Muvdi, quienes discreparon con Quintero, aduciendo que iba en contra de la democracia.

Los ediles advirtieron que se retirarían del recinto en caso de imponer el sistema de votación secreta, ya que consideraban que tras la elección podrían desprenderse acciones jurídicas.  “Hacer la lección del contralor guardando el respeto a la transparencia y a estas personas que vinieron a ver y a conocer nuestro voto”, sostuvo Hinojosa.

Ante la presión de los cabildantes, el presidente del Concejo revirtió la decisión y propuso la votación nominal, lo que permitió de inmediato llevar a cabo la escogencia de la nueva contralora.

“Quiero dejar claro que este proceso fue iniciado por la mesa directiva del Concejo pasado y fue quien decidió cuál iba hacer la universidad y demás. Yo estoy es cumpliendo con el reglamento y con lo que está estipulado en la Ley”, argumentó Quintero.

¿Proceso amañado?

El abogado Pedro Leonardo Pumarejo, y participante de la convocatoria pública para la elección del Contralor Municipal 2020-2021, denunció ante la Procuraduría Regional del Cesar presuntas irregularidades en el proceso de conformación de la terna.

Según Pumarejo, la inscripción de la abogada Mari Flor Teherán para el cargo de Contralor de Valledupar se realizó de manera extemporánea, incurriendo en un causal de inadmisión, de acuerdo a lo estipulado en la resolución 051 de 2019.

“La señora Mari Flor, quien hoy ostenta el cargo de Contralora Municipal, porque obtuvo el mejor puntaje, y a quien se le reconoce los méritos, no se presentó el día límite y hora para la inscripción, lo sé porque una vez que salieron los resultados de la prueba escrita, nos pusimos a revisar su hoja de vida porque nuca habíamos escuchado hablar de ella, y nos dimos cuenta que no hizo presencia a la hora de realizar la inscripción tal como dice la resolución 051 el artículo 10 de dicha resolución, que establece entre las causales de inadmisión y exclusión de la convocatoria, que si una persona se inscribe de manera extemporánea o radica en otra ciudad u hora distinta posterior al cierre establecido, y así mismo indica que debe hacerse personalmente en la secretaría del Concejo Municipal”, sentenció Pumarejo.

Y agregó que, “revisado los términos de la convocatoria es una causal de exclusión, y que fue lo que solicitamos al Concejo que se abstuviera de incluirla en la terna inicialmente, teniendo en cuenta esta irregularidad”.

Otra irregularidad que denuncia el jurista, corresponde a los dos años de experiencia en el sector público, requisito indispensable para la escogencia del Contralor, y que no se ve reflejado en la hoja de vida de Mari Flor Teherán.

Edwin Girón y Baldomero Ascanio Rosado Quintero, también aspiraban al cargo de Contralor Municipal, quienes obtuvieron un voto y tres, respectivamente.

“Hay que saber perder”

Ante esta situación, la nueva contralora de Valledupar, Mari Flor Teherán Puello, refutó que “en este tipo de situaciones hay que saber ganar y saber perder, con respecto a ese procedimiento estuve presente, y el Concejo dio fe a través del acta y la recepción de documento que fueron objetos de verificación al momento de recibido. Entiendo las circunstancias y el tema político, y es normal en este tipo de actos que estas cosas sucedan de todas formas el Concejo tomó una decisión que aquí está reflejada”.

Mary Flor Teherán Puello es abogada egresada de la Universidad Popular del Cesar, su más reciente cargo fue como asesora jurídica en el hospital La Divina Misericordia, en el municipio de Magangué (Bolívar).  Llegó a estar en la terna para contralor luego de ser la primera en lista de legibles una vez realizara el examen obteniendo 96 respuestas acertadas de 100. Luego asistió a la entrevista privada que le realizaron los concejales de Valledupar, al igual a los otros dos aspirantes.

Mary Flor, ¿de quién es cuota política?

Pese a que en este momento no existe certeza de quien pueda ser el padrino de la nueva contralora de Valledupar, La Calle conoció de una fuente de alta credibilidad que quien le habría hecho el ‘lobby’ para que los concejales que hoy hacen parte de la colación de la administración votaran por ella fue el concejal Jorge Luis Arzuaga.

En ese orden de ideas, el padrino político de Arzuaga es el representante Cristián José Moreno, como es ampliamente conocido, lo que dejaría entre ver que muy probablemente es el congresista el que hoy tendría el manejo de la contraloría de Valledupar, ente de suma importancia a la hora de tener cierto poder e incidencia en las administraciones de turno.  Otro hecho curioso es que la nueva contralora habría eliminado todas sus cuentas de redes sociales, situación que generó más interés en ella por conocer cómo logró ese importante respaldo.

publicidad

publicidad