publicidad

publicidad

La corrupción de Dusakawi en la lupa de la Supersalud

El 18 de mayo del año pasado, este medio de comunicación realizó una investigación denunciando la telaraña de corrupción que tendría enredado al actual gerente de la EPS Dusakawi y varias IPS a las que les estarían girando millonarios recursos sin que estás estén prestando los servicios a la población que tienen afiliada en los departamentos de Cesar, La Guajira y Magdalena. La investigación sobre los giros realizados a tres instituciones de salud en el departamento del Cesar, según la investigación de Semanario La Calle, sería apenas la punta del iceberg en todo el entramado corrupto que hoy enloda a la EPS indígena.

Fueron dos investigaciones realizadas por este medio de comunicación; la primera se tituló ‘Las IPS de papel a las que Dusakawi le gira millonarios recursos’, esta publicación se realizó el 18 de mayo y dos días después, los personajes expuestos en la nota, como lo fue el gerente de la EPS Dusakawi, Julián Daza Malo, salieron a diferentes medios a desmentir la publicación, por ello, este medio en un segundo informe, publicado el 31 del mismo mes, llamado: ‘Así fueron los giros de Dusakawi a Vintukua y no compraron ni un respirador para enfrentar el Covid-19’ ante la cual no hubo reacción alguna; no obstante, hoy casi un año después, la Supersalud nos da la razón y pone sobre las cuerdas a una de las EPS indígena más grande de la región Caribe por malos manejos de los recursos.

Según afirma la Supersalud, la EPS Dusakawi se encuentra con medida de vigilancia especial debido a que en los meses de enero a octubre de 2020 despilfarró, a través de giros directos, $76.568 millones a 30 entidades que concentran el 80% de los recursos girados.

Dentro de esas entidades a las que les giraron aparecen las tres IPS, al parecer de papel, ubicadas en el municipio de Pueblo Bello, en el departamento del Cesar, ellas son; IPS Sierra Nevada, IPS Luz de Esperanza, y la IPS Vintukua, solo a esta última le giraron el año pasado cerca de $5000 mil millones, año al que la Supersalud le puso la lupa.

Según el informe del control y vigilancia; “A la fecha $51.472 millones han sido recibidos por los prestadores, sin que presuntamente los usuarios accedan a los servicios de salud y sin soporte del cumplimiento de los servicios prestados para contratación evento y los programas de promoción y prevención acordados en la contratación capitada”.

La Superintendencia de Salud, a través de la Resolución 328 del 02 de febrero de 2021, dio la orden para que el contralor verifique que no exista concentración de giros a la red de prestadores y proveedores de servicios de salud y tecnologías y en las autorizaciones de giro (giro directo, pago tesorería, entre otros).

publicidad

publicidad