publicidad

publicidad

LA DESFACHATEZ DEL GOBERNADOR MONSALVO

Un trino del gobernador del Cesar generó la polémica en redes sociales, y tiene que ver con una nueva inversión que Luis Alberto Monsalvo estaría estudiando para el estadio Armando Maestre Pavajeau, y no precisamente para recomponer las fallas de la primera fase de dicha obra, sino que, la propuesta del gobernador estaría apuntando a un centro tecnológico, y un centro comercial para generar un aprovechamiento de dicha obra. No obstante, la polémica no se genera por la iniciativa, sino por los antecedentes que han tenido las obras adelantadas por su gobierno durante su primer mandato, y que algunas quedaron inconclusas, otras simplemente se vieron afectadas por estragos de la naturaleza y otras sencillamente no llegaron nunca a funcionar, como por ejemplo el CDT Ganadero. Pero hablemos solo de lo que nos ocupa, la obra cumbre del gobernador Monsalvo, el maravilloso estadio que en la maqueta no tenía nada que envidiarle a un estadio europeo, pero que, en la realidad se parece más al estadio de Fundación (Magdalena), y creo que el de Fundación está mejor y no se gastaron ni la cuarta parte que se gastó Luis Alberto Monsalvo en el de Valledupar.

Pero hagamos memoria, rebobinemos como dicen los adolescentes, en el primer gobierno de Luis Alberto Monsalvo se invirtieron  cerca de 60 mil millones de pesos en la primera fase del estadio Armando Maestre Pavajeau, sin embargo, el estadio no es ni sombra de lo que presentaron en la maqueta inicial, no obstante en su momento el gobernador tuvo lo osadía de inaugurarlo con un mundial sub 15 como para restarle importancia al estadio frente al público y que el mundial fuese el gran atractivo, pero dicho distractor no funcionó, pues las fallas fueron monumentales, desde las grietas en las escaleras, las luces que no prendían, la silletería ausente y hasta el techo de tela que colocaron que no aguantó el primer aguacero, dejaron al descubierto el robo descarado que hubo en la ejecución de dicha obra, así lo demostró también una auditoría realizada por la Contraloría y que conllevó a sanciones a uno de los funcionarios implicados.

Cuando los cesarenses esperaban que el sucesor de Luis Alberto Monsalvo, es decir Franco Ovalle Angarita, le metiera la mano a las obras que dejó inconclusas su antecesor, este sencillamente le hizo el quite, al punto que en el caso del estadio fueron cuatro años de olvido, ni un solo peso le invirtieron a esta obra pese a que, según la oficina de Planeación del departamento, se planteó que la mega obra del estadio se iba a hacer por fases. Pues bien, Franco, según fuentes internas de la gobernación, se dio cuenta que había obras en el departamento que sencillamente era imposible ponerlas a funcionar debido a que el descalabro financiero había sido monumental. Se dice que los contratistas traídos de Cartagena por el gobernador Monsalvo en su primer periodo pagaron coimas millonarias para quedarse con dichos contratos, lo que hizo que la mayoría de las obras quedarán como quedó el estadio de Valledupar.

Gobernador, no se quede solo con la vista de los muros en obra gris que ve cuando entra en la caravana de camionetas blindadas en la parte baja del estadio, suba a la gradas, dure 90 minutos sentado en la mole de cemento que dejó como silletería para los vallenatos que amamos el fútbol y que vamos a ver a nuestro equipo local, quédese ahí en las gradas y ojalá llueva no tan fuerte pero con un poco de brisa para que vea que no hay un solo espacio en donde refugiarse, gracias al súper techo que le puso a la obra de 60 mil millones de pesos, y eso no es lo único, revise los alrededores donde a las 3:00 de la tarde da miedo caminar por las afueras del estadio.

Esperamos por el bien del pueblo que en dicho estadio no solo quede la monumental valla que colocaron sus fanáticos, diciendo que LO HARÁ MEJOR, sino un verdadero estadio a la altura de la ciudad, ha y si no sabe cómo hacerlo visite el estadio de la 72 en la ciudad de Barranquilla o dígales a los contratistas cartageneros que antes de llegar a Valledupar pasen por allá para que aprendan.

publicidad

publicidad