publicidad

publicidad

La fama que cogió San Diego en pocas horas

La peculiar medida que tomó el alcalde Carlos Mario Calderón en San Diego, se convirtió en tendencia nacional y logró darle la vuelta al mundo; tanto así, que este municipio ahora no solo es reconocido por su gastronomía típica, sino también por el chisme y los bochinches de pueblo. 

Luego que el 23 de agosto, el alcalde de esta localidad emitiera un comunicado anunciando Consejo de Seguridad, todo el peso de la ley y una millonaria recompensa para quienes lleven a la captura de personas, al parecer, inescrupulosas, que estarían dañando el buen nombre de otros habitantes del pueblo a través de redes sociales y el voz a voz, este municipio en pocas horas cogió fama; toda vez que la historia parece increíble y sacada de una novela costumbrista.

“Cada dos horas estaban saliendo unos pasquines con chismes, eso estaba dañando las sanas costumbres de este pueblo, que se destaca por ser solidario, hospitalario y decente”, indicó Carlos Calderón, alcalde de la pequeña población.

Mensajes sobre infidelidades, preferencias sexuales y otras intimidades son comunes en todos los municipios del país, lo asombroso de esta historia, es la preocupación del alcalde en tomar cartas en el asunto y la intervención de las autoridades cuando hay otras prioridades que requiere atención, algunos de esos chismes vinculaban a funcionarios de la administración, incluso, hasta el mandatario local estaba metido en ‘chismes’.

La estrategia logró su cometido, “Gracias a Dios llevamos un día de no salir esos mal llamados pasquines disuasivos que son polémicos”, dijo el alcalde.

Desde diferentes países del mundo llegan comentarios de este hecho que desde chismes y habladurías le ha dado fama a San Diego, Cesar, algunos aseguran que esta es la tierra del bochinche.

“Y entonces al que delata los chismosos por la recompensa, qué vendría siendo? ”

“Pueblo pequeño infierno grande. Casi en todos los pueblos la gente es así de chismosos”, son algunas de las opiniones que se leen desde las redes sociales.

“Pasa y acontece que es que la gente no tiene arte ni parte ni beneficio ni oficio por eso es que ocurren estas cosas, pueblo pequeño infierno grande,  por eso admiro como es la gente en Europa donde vivo, cada uno en su casa y dios en la de todo”, expresa un persona residente en Londres.

publicidad

publicidad