publicidad

publicidad

‘La jugadita’ con la que habrían amañado el contrato de transporte escolar en Pelaya

El contrato de transporte escolar entregado por el alcalde de Pelaya, Alexander Quintero, para operar varias rutas en el municipio tiene un valor que supera los 500 millones de pesos, y al parecer, dicho contrato lo entregó su administración a una empresa con origen en Santa Marta en la que posiblemente haría parte un familiar del mandatario.

Otra vez el alcalde de Pelaya, Alexander Quintero, se ve inmiscuido en sucesos que ponen en tela de juicio la idoneidad con la que estaría llevando a cabo su administración, esta vez se trata del contrato de transporte escolar, en el que le habrían hecho una jugarreta a una empresa del municipio para que esta no se quedara con el millonario contrato y así poder dárselo a una unión temporal foránea y en la que estaría metido uno de sus familiares.

La información que conoció La Calle indica que la empresa Cooperativa Transportadora de Colombia (Transporcol), intentó ganar la licitación del mencionado contrato, pero recibieron todas las trabas posibles para poder ganarlo. La ‘cascarita’ con la que los sacaron del camino habría sido con una de las condiciones que se estipuló en el pliego licitatorio, la cual era que los transportadores de las empresas postuladas fueran oriundos de Pelaya, y para ello se tenía que evidenciar, a través de unas cartas de residencia, de que cada conductor residía en la localidad.

Según una fuente que se enteró de todo el proceso, cuando Transporcol quiso buscar al secretario de gobierno, Orlando Galvis Ortiz, quien era el encargado de firmar las cartas de residencia, este se habría perdido como aguja en un pajal. El día que se cerraba el proceso licitatorio y por ende la entrega de documentos por parte de las empresas interesadas en competir por el contrato en mención, fueron citados para la entrega de las cartas de residencia a las 9 a.m. pero resulta que recibieron los documentos hasta las 8: 30a.m, acción que los dejó por fuera y sin opciones de competir a Transporcol.

Finalmente, el contrato por más de 500 millones de pesos terminó quedando en manos de Unión Temporal Transpelaya 2020, empresa donde, al parecer, hace parte un familiar del alcalde Alexander Quintero.

La alcaldía entregó a la empresa Unión Temporal Transpelaya el contrato de transporte escolar por más de 500 millones

A través de un documento, el alcalde de Pelaya habilitó el proceso de contratación de transporte escolar para la empresa Unión Temporal Transpelaya 2020 representada legalmente con José Camilo Serrano por un valor de $556.205.500 millones de pesos. Según el oficio la empresa Cooperativa Transportadora de Colombia no cumplió con la documentación enviada vía correo electrónico, razón por la que no fue habilitada para ejercer dicha contratación, ¿será que la Cooperativa no cumplió con las condiciones del contrato porque el secretario de gobierno se les perdió cuando fueron a buscarlo para que les firmara las cartas de residencia?

Todo indica que el alcalde quería que el ‘contratico’, con esta suma exuberante, quedara en manos de una empresa de Santa Marta con la que tendría muy cercanos afectos.

¿Les bailó el indio?

La Calle conoció que las personas que hacían parte de Transporcol decidieron hablar con el alcalde un día antes de presentar el proyecto para comentarle su participación en el proceso para que les colaborar entregándoles el certificado de residencia de los transportadores de este municipio, supuestamente el alcalde les habría dado su palabra de entregar dichas certificaciones a tiempo para que pudieran competir, pero cuando la empresa envió a los conductores a expedir los certificados de residencia por un valor de $8.000 les embolataron las cartas en la alcaldía, incluso el secretario de Gobierno les habría apagado el teléfono. Así que mientras en Transporcol se quedaron sin las cartas de residencia que pedían como requisito para los conductores, la empresa Unión Temporal ya tenía todas las certificaciones de sus transportadores firmadas para ganarse el contrato, como quien dice fue una lucha de burro amarrado contra un tigre hambriento.

Semanario La calle conoció que del contrato de transporte escolar habilitado para la empresa Unión Temporal Traspelaya, hacen parte 11 conductores que transportarán 336 niños por 145 días en varias zonas del municipio.

publicidad

publicidad