publicidad

publicidad

La mala hora de las víctimas del Cesar con Víctor Hugo Mosquera

Hace cerca de 20 meses que a la Unidad de Víctimas territorial Cesar-La Guajira llegó Víctor Hugo Mosquera Galvis, un pailitense que a la fecha ha pasado ‘sin pena ni gloria’ por esta entidad, que se supone tendría mucho para mostrar, toda vez desde allí se atienden a 413.375 sobrevivientes del conflicto armado en estos dos departamentos de la región Caribe; sin embargo, hoy hay dudas de lo que se ha hecho, hacia dónde va o por lo menos qué se contempla para los próximos meses.

¿Quién es Víctor Hugo?

Que a la fecha se esté generando suspicacia alrededor de la Unidad de Víctimas territorial Cesar-La Guajira, llevó a este medio de comunicación a indagar sobre quién es el funcionario que está al frente, toda vez que si bien es cierto el hombre va de evento en evento, hoy su capacidad de liderar está en veremos.

Víctor Hugo Mosquera es abogado de profesión, ha estado en el litigio gran parte de su carrera profesional, asimismo ha ocupado cargos en entidades públicas como privadas, entre esas en la alcaldía de Pailitas en el año 2004 –2006, en el gobierno de Alexander Toro ‘El Chamo’. Durante ese periodo ocupó el cargo de secretario de Gobierno, donde, al parecer, no hizo su mejor trabajo afectando de esta manera su imagen, a tal punto que todavía la población le pasa cuenta de cobro por sus aparentes arbitrariedades.

Según se conoció, en su cargo como secretario de Gobierno, Mosquera Galvis, cumpliendo con sus funciones de recuperar el espacio público, emprendió una pelea con los vendedores ambulantes, de lo que se remembra la arbitrariedad con la que llegaba a tirar el producto de los vendedores de pescados a la calle, el decomiso del plante, entre otros.

Otro de los hechos que giran en torno al nombre de Víctor Hugo Mosquera, y que termina siendo bastante curioso por el cargo que actualmente ocupa, se remonta en la misma época en la que fungió como secretario de Gobierno y es que, al parecer, habría estado inmiscuido en la investigación por parapolítica que tuvo que afrontar un exmandatario de esa población.

¿Cómo aterriza en la Unidad de Víctimas?

Lo primero que hay que decir es que Mosquera ha intentado llegar a un cargo político en diferentes oportunidades, entre esas quedarse con una curul en la Asamblea del Cesar y en el Congreso de la República, intentos que han sido fallidos; sin embargo, le ha servido para moverse en el mundo político, resultado de esto es el cargo que hoy ocupa.

Según se conoció, su principal mentor es Sergio Araújo Castro, el jefe del Centro Democrático en el Cesar, quien, como premio de consolación tras haber perdido en su intención de llegar a la Cámara de Representantes por este directorio, y haberlo apoyado en su candidatura al Senado, le entregó en bandeja de plata esta sectorial, con la que Mosquera hoy logra su cargo más importante en toda su carrera profesional.

Según se conoció los vehículos dados a la población víctima de Pailitas, habrían quedado en manos de particulares, sin que la institucionalidad diga nada.

Lo curioso de todo este asunto es que tanto Mosquera como Araújo perdieron por completo las elecciones al congreso en el año 2017; sin embargo, en Pailitas, que se supone el director de la Unidad de Víctimas jugaba de local, alcanzó cerca de 125 votos,  a Araújo Castro le sumó el irrisorio resultado de 37 votos, mientras que en otros municipios del sur del Cesar, el funcionario logró cerca de 2 mil sufragios, lo que se convirtió claramente en su cuenta de cobro al partido para lograr un cargo como pago de dicho trabajo.

¿Negocios de yo con yo?

La llegada de Mosquera a la Unidad de Víctimas reflejó esperanza en su momento para el pueblo pailitense, aun cuando muchos conocen su proceder, pero se creía que los casos de corrupción que se habrían dado antes de su llegada no se repetirían, toda vez que en el pueblo hay un sin sabor por la apropiación descarada que los Hermanos Moreno tuvieron con un carro campero cero kilómetros entregado por esta entidad al gobierno de Said Castro. Vehículo que terminó siendo para un bien particular y no para el común, sapo que muchos se comieron sin problema alguno.

Hoy un caso similar es el que se estaría presentando con Mosquera Galvis, toda vez que se conoció que, desde la Unidad de Víctimas, el director territorial gestionó ayudas de vehículos para las mesas de víctimas de varios municipios, entre esos Pailitas, donde con presencia del director nacional, Ramón Rodríguez Andrade, se hizo la entrega de un camión y un tractor 0 kilómetros, por un valor cercano a los 800 millones de pesos.

La dotación, que se supone sería para la población víctima para permitir y mejorar la comercialización de los productos que cultivan, ya que en su mayoría son campesinos, terminó en manos de dos líderes que sin control y regulación se habrían apropiado de ellos.

¿Cuál es su balance?

Un avance de lo que fue su gestión y trabajo para el año 2020 muestran que desde la Unidad de Victimas, Territorial Cesar- Guajira, se han indemnizado 122 mil víctimas con entrega de cerca de 52 mil millones de pesos, además de la aprobación y consolidación de 15 esquemas especiales de acompañamiento comunitario que suman alrededor de mil millones de pesos, entre otros.

publicidad

publicidad