publicidad

publicidad

La millonaria celebración que levanta suspicacias en San Martín

En entredicho está una vez más el nombre del alcalde de San Martín, Leusman Guerra, en esta oportunidad, su nombre sale a relucir por un contrato de mínima cuantía en el que al parecer hubo sobrecostos, participación de familiares, entre otras cosas. ¿Cuál fue el objeto?

Francachela y comilona rodeó la celebración de amor y amistad de los funcionarios públicos de la alcaldía de San Martín, quienes fueron citados en un lugar para departir esta fecha especial, por supuesto los gastos corrieron por cuenta de la administración municipal, que no dudó en contratar una mínima cuantía de 25 millones de pesos. Pero que el alcalde Leusman Guerra haya decidido celebrar esta fecha no es lo curioso, pues está bien que propicie por manejar un buen clima laboral, lo que no encaja es el por qué tanto dinero, y lo peor del caso, es que al parecer habría inconsistencias.

La primera de ellas radica en el lugar, según se conoció y lo detallaba la invitación, el lugar de encuentro fue la finca del señor Elver Guerra, es decir el padre del alcalde; la pregunta del millón es, ¿contrató el encargado de la fiesta la finca del alcalde para dicha celebración?, la duda suscita, tras el reporte de gastos de dicho contrato y que está publicado en el Sistema Electrónico de Contratación – SECOP, en el que aparece el alquiler del sitio por un millón de pesos.

La respuesta a esta situación podría derivas diversas hipótesis, la primera que, el contrato se dio y que, por debajo de la mesa, una de las condiciones era que se contratara el lugar con el papá del mandatario para que así tuviera participación, o la segunda es que es un favor político y el valor del lugar es solo una justificación.

Los sobrecostos

Otra de las arandelas que acompañan este contrato, son los aparentes sobrecostos que hay en el mismo, toda vez que habrían comprado las botellas de agua a peso unitario y en tienda, puesto que el reporte de gastos refleja un costo de 2.000 pesos por unidad, de igual forma aparece el pago de mesas y sillas por un valor algo elevado, toda vez que mientras el alquiler de una mesa se supone oscila entre 3 mil o 4 mil pesos, para este evento tuvo un valor de 7.000 cada una, mientras que las sillas que se suponen cuestan 800 pesos por unidad, aquí tuvo un valor de 2.000 pesos cada una.

El listad de marramuncias continua, puesto que en dicho contrato el pago de los servicios superó lo que ganaría una persona en cualquier lugar de trabajo en una quincena, mientras el coordinador de logística cobró 1.200 mil pesos, las seis personas que lo apoyaron con el evento devengaron 800 mil pesos cada uno… una oferta imperdible para quienes tuvieron la oportunidad de disfrutarla.

Otro de los datos que causó curiosidad es la decoración del sitio, según la ficha técnica el costo fue de 1.500.000 pesos, es decir en este contrato, quienes ofrecieron sus servicios, recibieron un excelente pago, y solo por un día.

Lo que se conoció por parte de la administración es que esta actividad se da en el marco de bienestar social, y se desarrolló con más de 100 personas que hacen parte de este gobierno, sin embargo, esta contratación aún no ha sido pagada porque se está realizando la verificación de este contrato y todo lo que se refiere a temas presupuestales.

Con obras para el progreso, el desarrollo y una mejor calidad de vida, el alcalde Carlos Javier Toro construye una Pailitas con Justicia Social.

publicidad

publicidad