publicidad

publicidad

‘La piel es la parte estética del ser humano que no se puede dañar’: Kevin Franco

Kevin Franco es un joven colombo-venezolano apasionado por los tatuajes, empezó en el arte del dibujo desde temprana edad y desde entonces ha sido la profesión a la que ha dedicado su vida, a tal punto que hoy por hoy es uno de los tatuadores más reconocidos en la capital vallenata.

“Nací en Maracaibo Venezuela, mis padres son colombianos y tengo muy arraigada la cultura colombiana. Desde niño empecé hacer dibujos y me empezó a interesar el tema del arte, traté de que mi vida girara entorno a eso, inicié a estudiar arte desde los cinco años, a los 18 años me llamó la atención plasmar lo que hacía en el papel, pero esta vez llevarlo a la piel, que las persona pudieran llevar algo permanente. Esto comenzó como un hobbie y luego se convirtió en algo muy serio”, dijo Kevin.

Franco lleva alrededor de nueve años en el oficio de tatuar y cinco de ellos ejerciéndolo profesionalmente. Reconoció que es una profesión con dificultades y con un alto grado de compromiso. “En este oficio nada es fácil porque todo es un compromiso fuerte, estás trabajando en la piel del ser humano, quiera o no quiera. Lo más fácil no existe, este es un trabajo arduo de mucha dedicación y pasión. No pienso que sea fácil tatuar, nada se borra; se debe tomar muy serio porque está la parte estética del ser humano que no se puede dañar. Lo más difícil de ser tatuador ha sido la aceptación de que es arte, que las personas lo vean y valoren como algo artístico, como un cuadro que lo cuelgas en tu casa y le das cierto valor, esta vez es darle valor a las obras de arte que están en tu piel. Eso ha sido difícil y lo que ha proyectado para los artistas que nos tomamos en serio esta profesión”, indicó.

El artista reveló algunos de los detalles que lo diferencia de otros tatuadores, para Kevin la estética es una de las cosas más importantes en este arte.

“Lo que hace que mi trabajo sea diferente al de los demás es que aprendí las reglas como artista y las puedo romper como un profesional. El hecho de cuidar, soy un artista muy detallista, trato de cuidar mucho la estética, la ubicación, la calidad que trató brindar en mi trabajo, cuidar cada detalle y la piel, la zona, el diseño, que todo salga lo más perfecto posible”.

Finalmente, Kevin dio un consejo importante a todos los artistas que quieran iniciar su carrera como tatuadores profesionales. “A todos esos artistas que quieren incursionar en este arte y quieran apoyarlo quiero decirles que se lo tomen muy en serio y traten la piel de las demás personas como la piel de ellos mismos y que lo hagan de una manera apasionada y con mucho amor. Lo más difícil de este trabajo es la confianza que te da alguien de colocar su piel para que tú la marques para toda la vida, eso es algo que yo como artista valoro demasiado”.

Los interesados en conocer el trabajo que Kevin realiza, en Valledupar atiende con todas los protocolos y medidas de bioseguridad en la calle 16 # 6 – 45 en el centro de la ciudad a media cuadra de la Plaza Alfonso López, e igualmente llamar al número 300 8211934 (@kevinfrancoart en Instagram).

publicidad

publicidad