publicidad

publicidad

La Udes y su nueva sede que pondría en jaque al río Guatapurí 

Un ambicioso, y hasta ahora silencioso proyecto, adelanta la Universidad de Santander (Udes) sede Valledupar, el cual busca construir una nueva sede en inmediaciones del río Guatapurí, el afluente más importante con el que cuentan los vallenatos y epicentro del turismo de la ciudad, ¿qué tan conveniente es esta obra al lado de esta corriente que con el pasar de los años va en declive?

Para nadie es un secreto que el río Guatapurí ya no es el mismo de antes, las desviaciones ilegales, el constante arrojo de basuras, las construcciones cerca de su orilla, y un cúmulo de malas prácticas por parte de la ciudadanía lo han llevado a que su caudal disminuya año tras año.

Sin embargo, y pese a las evidentes advertencias, se siguen generando proyectos que ponen en riesgo la estabilidad del río Guatapurí, como es el que avanza la Universidad de Santander que ya tiene adelantado los trámites y demás para este año iniciar con la construcción de una ciudadela universitaria a orillas de dicha corriente de aguas cristalinas que bajan de la Sierra Nevada de Santa Marta, y que además de abastecer del líquido la ciudad, ha sido por años su mayor atractivo turístico.

Las generalidades del proyecto aún, puesto que el proyecto aún no ha visto la luz pública, pero antes que se comience la construcción, la Udes debe socializar con la comunidad vallenata este proyecto; Sin embargo, La Calle confirmó que ya iniciaron y tienen casi listos los respectivos trámites y permisos que les dé vía libre para comenzar a construir.

La Calle conoció que en la secretaria de Planeación de Valledupar ya está todo listo para que se les dé el permiso, faltan algunos detalles técnicos que en las próximas semanas estarían aprobados.

“Hemos avanzado en el plan parcial que ellos tienen, faltarían una firma para que ya quede en firme. Ya cumplieron con todo lo que establece la norma”, informaron desde Planeación municipal.

“Falta la socialización del mismo, después que ellos cumplan con ese requisito ahí sí podrán comenzar con los trabajos”, fue la respuesta que dieron desde la administración, quienes además agregaron que dicha socialización se estaría realizando en el primer trimestre de este año.

Igualmente, La Calle conoció que la obra está proyectada para hacerse hacía la vía al corregimiento de Río Seco, es decir al otro lado del río Guatapurí. Y aunque proyecto como estos traen desarrollo para la ciudad, algunas voces comenzaron a cuestionar qué tan oportuno es que esta obra se haga cerca del río, puesto que además de las afectaciones que podrían generarse durante la etapa de construcción de la misma, una vez terminada y con los estudiantes recibiendo las clases, el impacto para el afluente podría ser determinante para su deterioro.

La Calle contactó a la Corporación Autónoma Regional del Cesar (Corpocesar), para conocer la opinión de la dirección frente al impacto que este proyecto podría tener frente al río por ser la entidad encargada de velar por la conservación de la riqueza natural del departamento, y pese a que respondieron que se debía enviar una solicitud formal para poder conocer la información, al cierre de esta edición está aún no había llegado. Igualmente se hizo con la Udes, quienes adujeron que por estar de vacaciones no había quien podría hablar al respecto.

Acción popular por el río Guatapurí

Mientras el proyecto de la nueva ciudadela universitaria de la Udes avanza a pasos agigantados y con la mayor cautela posible, existen líderes ambientalistas que libran una batalla silenciosa en pro de conservarlo.

Gustavo Cabas Borrego

Tal es el caso de la acción popular que Gustavo Cabas Borrego, en compañía de Luis Antonio Maestre Orozco y Alfonso Luis Martínez Fuentes, impetraron el pasado mes de noviembre en contra del departamento del Cesar, el municipio de Valledupar, Emdupar y Corpocesar en búsqueda del mejoramiento del río Guatapurí.

“Lo que busca la acción popular es que se le respeten los derechos al río Guatapurí, que su margen derecha que debe ser de mínimo 30 metros no se siga construyendo, y no se le invada su margen rivereña, que se depositen desechos al río, y lo más importante es que a la cuenta del se le cuide y se le haga reforestación”, indicó Cabas.

El ambientalista además de ello fue claro que también se busca que Corpocesar deje de ser un ente politiquero y cumpla con su verdadera función que es proteger los intereses del Guatapurí. Cabas hizo un llamado a la sociedad vallenata para que se tome conciencia de la importancia del río y cree un frente común que lo defienda.

publicidad

publicidad