publicidad

publicidad

Las autoridades tienen la obligación de defendernos de las nefastas empresas de servicio público  

Termina el año y seguimos con las mismas problemáticas en los servicios públicos del departamento del Cesar, creo que es alarmante que a pesar de que existen denuncias en cada municipio, y sobre todo en Valledupar, las autoridades y la Superintendencia de Servicios Públicos se sigan haciendo los locos.

Tenemos una Afinia que debería llamarse Asfixia, porque es un prestador de servicio eléctrico que aparte que es costoso es muy malo, pienso que nunca en la vida se había ido en un año tantas veces la luz como este año en Valledupar, y adicionalmente los recibos se vienen incrementando de manera calculada, al punto que ya muchos recibos han sobrepasado la barrera hasta del 30% de incremento.

Esta empresa ha querido disfrazar todas las fallas, todas las falencias que ha tenido queriendo poner un triste alumbrado público en esta ciudad y también tratando de hacer alaracas de que está haciendo obras sociales cuando lo que nos está haciendo es empobrecer todos los días. Quiero llamarle la atención a esta empresa para que entienda que nosotros los cesarences necesitamos un buen servicio, pero también un servicio que sea rentable para el bolsillo y para que todos los empresarios de esta ciudad se puedan de alguna manera industrializar.

El principal aliado para la economía es el servicio de luz, si los que tienen buenos negocios no pueden poner aire acondicionado, no pueden utilizar sus maquinarias y no pueden hacer uso debido de  dicho servicio, los estamos llevando a la quiebra.

Lo del gas indudablemente cada vez está jugando más a lo que juega ‘Asfixia’, juegan a asfixiarnos también y a cobrar unas tarifas extraordinarias a aquellas empresas que necesitan  del gas, sin hablar del alumbrado público que no existe.

Aquí el alumbrado público lo dan las mismas casas en las terrazas que ponen bombillos, que ponen lámparas para que las casas no sean oscuras y la delincuencia no haga más de las suyas, pero si nosotros revisamos poste a poste de lo que cobra esta concesión, que nos cobra también por el mismo recibo de ‘Asfixia’, nosotros lo que estamos es siendo robados porque cobran un servicio de alumbrado público que no prestan.

Del agua ni hablar, por ahí un señor salió a denunciar que hasta Emdupar tuvo el descaro de salirlo a embargar cuando ni siquiera le llega el agua a su casa, cuando tiene que estar penando comprando carro-tanque para que pueda tener el servicio, ¿cómo es posible qué nosotros teniendo un agua totalmente gratis, que baja por gravedad, que no necesitan mayores gastos, que solamente lo único que necesita es colocarle cloro y mantener unas tuberías, tengamos un mal servicio?

Ahí vinieron a hacer una parafernalia en la comuna 3 que iban a inaugurar uno de los tanques de agua más grandes de Colombia pero no funciona y que en la comuna todavía tiene problemas de agua; invito a las autoridades porque eso es un elefante blanco. Utilizaron los recursos del Estado para garantizar el agua y no hay, por eso deberían ir presos, por eso fue capturado el alcalde de Riohacha (La Guajira), en este caso la gerente de Emdupar y todos los prestadores de servicios públicos, la Superintendencia tiene que prestarle atención a esto.

No es posible que termine el año y nosotros todavía tengamos basura en las periferias, un servicio de aseo que tampoco cumple con su deber ser y nada más y nada menos el interventor de esto es Emdupar que no da para poner agua gratis, entonces esto es un ‘yo con yo’, y todos los que habitamos este departamento estamos siendo víctimas de estas empresas de servicios públicos y no lo vamos a dejar de denunciar, en el 2022 seguiremos tirando informes especiales de cada una de estas empresas porque alguna autoridad de control se pondrá la mano en el corazón y realmente saldrá a defendernos.

publicidad

publicidad