publicidad

publicidad

Las deudas tienen a Justo & Bueno con ‘el agua al cuello’

Después de cinco años de estar funcionando en el país, la mercadería Justo Y Bueno anunció estar en crisis económica, por lo que desde finales del mes de abril fue aceptada para acogerse a la ley de insolvencia, con el fin de proteger a colaboradores, acreedores y aliados, toda vez que consideran que han sido afectados en un 40% por la coyuntura generada por el Covid-19, las restricciones y cierres. Según afirman, acumularon deudas de casi mil millones de pesos, lo que los llevó a buscar la forma de reorganizarse.

Así lo afirmó la empresa a través de un comunicado de prensa, “la pandemia no hará que olvidemos lo bueno. A pesar de las dificultades es importante que Colombia sepa que estamos firmes y trabajando más fuerte que nunca para salir adelante. Estamos convencidos de que saldremos fortalecidos de este proceso para seguir aportándoles a los hogares del país democratizando el consumo de productos de calidad a precios justos”, aseguró Jean Marc François, CEO de Justo & Bueno.

A pesar que la mercadería justifica su decisión de reorganizarse económicamente se da a raíz de la pandemia, de otro lado sale a relucir una teoría que, al colocar sobre la balanza, tendría mucho peso. “En estos momentos es especulativo decir las razones por las que se acogen a la ley de insolvencia y nos toca creer la que ellos den; todavía no han dicho la parte final del asunto”, dijo el director de Fenalco en Valledupar, Octavio Pico Malaver.

Le puede interesar  No van las construcciones en el Cerro de DPA

Quien además aseguró que si en dado caso, Justo y Bueno decidiera cerrar, esto impactaría grandemente la tasa de desempleo en el país, en el departamento y por supuesto en la ciudad. Según datos conocidos, esta mercadería cuenta con más de 1.300 puntos de venta en 310 municipios del país “Se deja de producir empleo, circulante de dinero y algunos impuestos para las ciudades donde estén y sobre todo se deja de tener un actor económico en la cadena de suministro de alimentos de la canasta básica”, aseguró Pico Malaver.

¿Recogerían sus chiros?

Lo cierto es que cuando la noticia fue dada, muchos prendieron las alarmas al creer que el acogerse a la ley de insolvencia representaría el cierre por completo de estas tiendas; sin embargo no sea así, o al menos no por ahora. “El hecho que se hayan acogido a la ley de insolvencia no significa que van a cerrar e irse, significa que tienen la oportunidad de pagar las deudas a sus proveedores y reorganizarse. Falta ver qué decisión terminan tomando, pero al final se darán cuenta que seguirán prestando sus servicios a la comunidad”, explicó José Luis Urón, presidente ejecutivo Cámara de Comercio de Valledupar.

Le puede interesar  Falleció el locutor Andrés Tejedor

Información que fue ratificada por el director de Fenalco, quien además aseveró que la crisis financiera de Justo y Bueno podría haberse dado por la categoría de venta que tienen como mercadería; aun cuando es buena y genera demanda; por supuesto hace referencia a hardiscount o descuento duro como es conocida popularmente. “Nosotros no consideramos que se hayan visto afectados por temas coyunturales, es que el formato estaba dando con una tasa de retorno negativa y estaban jugando así esperando que se acomodaran algunas situaciones y seguramente les haría crisis”, aseveró Pico.

Cabe resaltar que, en Valledupar, la mercadería Justo y Bueno cuenta con más de diez puntos de venta, y pese a tener competencia directa con almacenes como Ara y D1, ha tenido éxito por la venta de productos de la canasta familiar en la categoría de descuento duro.

publicidad

publicidad