publicidad

publicidad

Las peores empresas de servicios públicos están en el Cesar

Los servicios públicos son una de las primeras necesidades que cualquier ciudad debe garantizar y debe cuidar, pero nos han involucrado con unos prestadores de servicios que muy bien cobran, que muy bien se pagan, y que adicionalmente abusan de lo que hoy somos nosotros los usuarios; empecemos con el nuevo monstruo que asecha a la costa llamado Afinia.

Afinia, que se vistió de oveja, pero resultó peor que un lobo, peor que Electricaribe, no solamente viene prestando un mal servicio, sino que ha venido aumentando las facturas y uno no sabe si salió de ‘guatemala pa guatepeor’, pero si es bueno empezar a investigar de dónde vienen los orígenes de Afinia porque, parece ser que estamos nuevamente colonizados como pasó con Electricaribe, que estábamos en mano de unos españoles que no les interesaba lo que realmente pasaba en la región.

En el departamento cómo es posible que en San Diego se vaya la luz todo un día semanalmente, igual ocurre en Chiriguaná, se va la luz en todos los pueblos, ¿a cuenta de qué se tiene que ir la luz?, y cuando vienen los recibos llegan más caros, entonces les quitan prácticamente cuatro días a la semana y siguen pagando las mismas tarifas, esta gente ni siquiera mide, esta gente simplemente calcula el promedio de lo que se está gastando y nunca van pa’ abajo y siempre van aumentando tácitamente, poquito a poquito el recibo. Usted puede preguntar en cualquier casa en Valledupar y nadie ve cómo los miden, ahora y que tienen unos medidores inteligentes donde te cortan la luz desde Barranquilla, donde supuestamente ellos desde allá están midiendo, pero es mentira, nadie mide las casas y usted va a poner un reclamo y primero tiene que pagar el recibo y adicionalmente hay denuncias claras donde la casa estuvo cerrada todo un mes y llega el recibo por el mismo costo, alguien que me explique ¿qué pasa acá? ¿Y dónde está la oficina de la Superintendencia de Servicios Públicos?

Gases del Caribe, una empresa de gente de la costa, que vemos que poco a poco sigilosamente viene aumentando las tarifas y nadie entiende por qué, pero lo peor del caso es que no vemos a Gases del Caribe involucrado en ninguna de las actividades sociales del departamento donde uno diga que participan activamente y donde se vea esos recursos que hoy se están llevando de nuestros municipios, no vemos un equipo de fútbol como el Valledupar Fútbol Club patrocinado por esta empresa, no le vemos ningún tipo de actividad social, entonces preocupa esto.

¿Alumbrado público o robo público?, o cómo le podríamos decir a esta empresa que factura cualquier cantidad de millones mensuales, pero que no pone un foco en la ciudad, que la mantiene oscura, que no genera empleo y mucho menos trabaja en las actividades sociales, esta empresa lo único que se ha convertido es como en una especie de ‘teta de vaca’, que lo único que hacen es chuparle y chuparles a los vallenatos.

Si seguimos buscando servicios públicos, el problema de Emdupar sigue igual, vino el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, con su buen discurso, su buena parla, se paró, dijo que el tanque iba a beneficiar a tres comunas y no sé qué cosa, pero vayan a abrir las llaves, ni los que viven al lado del tanque tienen agua. Ese es el problema que tenemos cuando no se escogen funcionarios que realmente le digan la verdad al pueblo. El alcalde de Valledupar tiene que prender las alarmas porque lo único que hacen estos prestadores de servicios es enriquecerse del bolsillo de los trabajadores y de los habitantes de esta ciudad.

publicidad

publicidad