publicidad

publicidad

LAS RAZONES POR LAS QUE ‘BOTÓ EL CHUPO’ EL GOBERNADOR DEL CESAR

Los que conocen a Luis Alberto Monsalvo Gnecco saben que él no es el mismo NENE, como le llama su familia en casa, que fue en su primer mandato como gobernador, pues en esta oportunidad el gobernador del Cesar quiere ser solo él y no su madre el que maneje el barco llamado gobernación del Cesar. Dicen que la nueva postura se debe al desacierto que tuvo su familia al dejar como su sucesor a Franco Ovalle Angarita, con quien al parecer no terminaron en buenos términos por haberse salido de los lineamientos burocráticos establecidos entre las dos partes; Sin embargo, al NENE eso le quedó grande, pues desde sus primeros días los desaciertos no han parado, su prueba de fuego fue enfrentar el Covid-19 y se rajó. Y para colmo de males dio una salida en falso ante los medios de comunicaciones que le catapultó su imagen negativa, algunos personajes cercanos afirman que lo mejor que puede pasar es que la firme Invamer no mida la imagen de los gobernadores por estos tiempos, porque pobre del equipo de asesores de Luis Alberto.

El gobernador del Cesar botó el chupo en una rueda de prensa, y es que no es para menos, ya venía con la copa rebosada, y no precisamente por la arremetidas sin cesar de un medio local de la ciudad de Valledupar, sino por las embarradas cometidas de quien fuera su mano derecha en campaña, o más bien su enlace con los municipios, hasta un funcionario que tiene allí dentro de la administración, que aunque lo sacaron del radar, su esposa lo remplazó en el cargo pero aseguran en la gobernación que es él quien sigue al frente de dicho puesto en cuerpo ajeno, a estos dos personajes se le suma su equipo de prensa, quien al parecer no tiene la potestad para decirle:  gobernador usted no tiene la fluidez verbal, no sabe de los procesos del Secop, mejor no salga a hacer el ridículo, haga como Elsa Noguera en el Atlántico, haga un vídeo y explique sin exponerse al escrutinio público, así como hace en campaña.

El primer eslabón en la cadena cercana a Monsalvo es el diputado Jorge Popo Barros, es el hombre de confianza políticamente hablando en la familia, fue el hombre encargado de mover los hilos durante la campaña, encargado de hacerle llegar a cada de unos de los candidatos en los diferentes municipios en el departamento del Cesar la gasolina para que movieran su maquinaria a favor de Monsalvo Gnecco, y por debajo de cuerda utilizaba dichos enlaces para amenorar costos en su campaña a la asamblea donde salió electo.  Aseguran que el mismo Popo Barros estuvo detrás de la poderosa maquinaria que movió la millonaria compra de mercados y el encargado nuevamente de mover el andamiaje para hacerlos llegar a cada uno de los municipios, cabe resaltar que, aunque muchos alcaldes firmaron a satisfacción lo recibido, se supo que algunos le enviaron misivas al mismísimo gobernador diciendo que nada de lo que estaba en la minuta concordaba con los que habían mandado, pues solo les había llegado la mitad. Es por ello que muchos afirman que, si bien el gobernador del Cesar tuvo conocimiento y es responsable de todas las irregularidades cometidas en la entrega de ayudas por la emergencia, hubo unas piezas que habían actuado como rueda suelta.

Otro de los personajes que figura en el andamiaje es Jaime Luis Fuentes Pumarejo, y ustedes se preguntarán qué papel juega este personaje si a él lo inhabilitaron por el tema del PAE hace varios años, pues bien, el hombre según nuestras fuentes, dejó el cargo de secretario General en el papel, aseguran que, aunque la que figura en la nómina en ese cargo es Lorena Hernández, quien fuera mano derecha de Bonnie Carolina Rodríguez, la eterna secretaria de Hacienda de la gobernación, quien hace todos los negocios con las contrataciones es el señor Fuentes Pumarejo, y Lorena solo coloca la firma, a tal punto que muchos aseguran que quien estuvo detrás de la contratación de las ayudas que hoy tienen en lío al gobernador fue el exsecretario General, de quien se dice maneja toda la contratación tras bambalinas en la gobernación, mientras Lorena se encarga de acosar y mirar por debajo del hombro a sus subalternos después que la subieron de cargo.

Aunque el movimiento de dichos personajes no exime de responsabilidad al gobernador, pues se supone que ellos solo obedecen órdenes, sí es cierto que las movidas mal hechas de los personajes cercanos al ‘gober’, hayan influido en la ‘botada de chupo’ durante la rueda de prensa. Pero si el simple hecho de que diputados de la oposición lo estuvieran cuestionando por contratos mal ejecutados fuera poco, dicen que chispas estaban botando al interior de la casa Monsalvo Gnecco cuando se enteraron que se iban a tomar el palacio departamental por parte de los entes de control y la Fiscalía, tal como sucedió la semana pasada, cuando la oficina de contratación, secretaría General y Planeación fue revisada minuciosamente con el fin de encontrar las evidencias que dejara al descubierto el desastre contractual que tenía la gobernación del Cesar con la entrega de las ayudas durante la emergencia del Covid-19.

Aunque de dicha pesquisa aún no se sabe nada, se dice que los elementos materiales probatorios encontrados están siendo analizados, aunque políticos cercanos a la casa departamental afirman que no pasara nada y que todo quedará en un show mediático.

 

 

publicidad

publicidad